Juego de Tronos: Nueva temporada entre el final del invierno y el inicio de la primavera

Susana Díaz y Pedro Sánchez.
Susana Díaz y Pedro Sánchez.

Sin ser todavía reina, ya manda. En estos momentos, Susana Díaz es la que reparte el juego como si de Cersei Lannister se tratase, es decir, una reina madre a fin de cuentas.

Juego de Tronos: Nueva temporada entre el final del invierno y el inicio de la primavera

Sin ser todavía reina, ya manda. En estos momentos, Susana Díaz es la que reparte el juego como si de Cersei Lannister se tratase, es decir, una reina madre a fin de cuentas.

Aun falta cuerpo literario para concluir por parte de J. J. Martin el angosto elenco de confabulaciones que dan vida al feérico mundo de Juego de Tronos pero no me llamaría demasiado la atención ni me parecería nada extraño que, en caso de necesitar nuevas tramas bien sobre los diversos personajes, bien sobre sus contubernios, pudiese tomar como base las intrigas palaciegas que se están sucediendo estos días en el seno del Partido Socialista Obrero Español. Sus protagonistas, como en la obra de J.J. Martin, son los pretendientes al trono, pero no al de Hierro, si no al de Ferraz.

En la historia real, nos encontramos con personajes que tienen cierta analogía a los creados por J.J. MartinTenemos una reina que vino de más allá del mar (Queen Across de Sea) y que vuelve a estar en el candelabro (como decía alguna avizada ex mis España con apellido de agresora de felinos). Es evidente que no se llama Daenerys ni se apellida Targarien, pero si decimos Carme Chacón, todos sabemos perfectamente de quién estamos hablando y de su estancia como profesora en EE UU.

También tenemos, aunque derrotado al rey del norte (King in the North) Eduardo Madina, pretendiente directo y adversario en la batalla última para la Secretaría General del PSOE frente al que consiguió sentarse en el trono de acero de Ferraz, Pedro Sánchez, es decir, El Rey que ocupa en este momento el codiciado trono (King on the Iron Throne), aunque tal y como está el tinglado no me aventuro yo a vaticinar su permanencia.

Toda una reina madre

Seguimos buceando en la historia real y nos encontramos con alguien que, sin ser todavía reina, manda más que todos ellos: Susana Díaz, que en estos momentos es la que está repartiendo el juego como si de Cersei Lannister se tratase, es decir, una reina madre a fin de cuentas.

Pero no Podemos desechar la figura y el trabajo entre bambalinas que está desempeñando el que, ya no siendo ni pretendiendo sentarse en el trono, sí ha sido llamado a capítulo por las fuerzas de fondo para que ponga en funcionamiento los contactos y la  experiencia que tuvo como ex ocupante del mismo y ex de muchas y diversas responsabilidades. De nuevo en escena pero haciendo un cameo como aquellos a los que Hitchcock nos tenía acostumbrado, dejando esencia pero sin mucha presencia, sí, el mismo que tiene apellido de corredor de fórmula 1 pero traducido del alemán al español, José Luis Rodríguez Zapatero.

Sí, queridos lectores y lectoras, el guión que tiene que dar cuerpo a esta idea original no es tarea fácil de desmenuzar, y no sé cómo le sentará a los 48.70% de afiliados del PSOE que en primarias dieron su confianza a Pedro Sánchez como secretario general y abanderado de un nuevo proyecto socialista, aunque la verdad sea dicha, aquel handsome boy que hacía temblar los cimientos de la mismísima Génova con sonrisa irresistible, físico de pasarela, voz radiofónica y conversación dicharachera, no está acertando con el ejercicio del papel de líder de la Oposición, tarea que le había sido encomendada.

El objetivo de fortificar el partido socialista como segunda fuerza política en España, tras sus 6 meses de andadura, no puede ser más desastroso y poco esperanzador para aquellos que consiguieron en su día el 57,71% de representación en el Congreso de los Diputados de España.

Pedro Sánchez, con su discurso del miedo hacia los populistas engañosos que no hacen más que acaparar adeptos (cosa inconcebible por un lado pero entendible ante el desencanto general por los actores de la rex publica) entre la generalidad de los votantes y en especial entre los de su partido; insulso e impreciso hacia un posible pacto postelectoral con ellos… no ha sabido ganarse la confianza ni el apoyo de los suyos.

Al fondo, el Gobierno de España

Y claro, ante esa debacle, el PSOE ha puesto en funcionamiento a pretendientes, ex pretendientes, barones a la  reina madre del Sur, la todopoderosa Susana Díaz que, si tiene en cuenta que todo bebé trae un pan debajo del brazo, podría ganar las elecciones y posicionarse así, cuanto menos para colocar y apostar, pero esta vez con mejor tino al vencedor (o vencedora)  y futuro  (o futura) ocupante al trono de Ferraz, para poder emprender esa batalla última ante el Partido Popular por el futuro Gobierno de España.

Mientras, el Rey en el Trono ensaya como hombre de Estado tras la firma del primer pacto con el Gobierno del Partido Popular, sentado junto a Mariano Rajoy en el Palacio de la Moncloa. Habrá que permanecer atento a  las consecuencias que de esta escenificación  se sucedan, si saldrá reforzado o le lloverán más críticas desde el electorado situado más a la izquierda de su partido.

No obstante, en estos tiempos convulsos desde el punto de vista ideológico, social y político, no será fácil diseñar la mejor de las estrategias para que, de entre todos estos pretendientes, se pueda dar con el mejor de los candidatos para ganar, la primera de las batallas, es decir, la batalla de este Juego de Tronos.

Juego de Tronos: Nueva temporada entre el final del invierno y el inicio de la primavera
Comentarios