En España se inicia un nuevo ciclo electoral de dos años

Emmanuel Macron, presidente de Francia y Vladimir Putin, presidente de Rusia. CDN Digital
Emmanuel Macron, presidente de Francia y Vladimir Putin, presidente de Rusia.

Las elecciones presidenciales de Francia e Italia pueden influir en los resultados electorales de España y complicar más la difícil situación de Ucrania, reforzando a Rusia.

En España se inicia un nuevo ciclo electoral de dos años

El Año Nuevo nos ha deparado el inicio de la campaña electoral en Castilla-León que sigue el modelo de las últimas campañas autonómicas, esto es, copia del debate general, reproducción exacerbada de la polarización, máxima crispación. Los sucesivos comicios se van transformando en una única secuencia que reproduce y amplifica el tono habitual del Congreso de los Diputados.

El ministro de Consumo, Alberto Garzón, de la coalición Unidas Podemos, ha suministrado sin duda involuntariamente, munición para la campaña popular. Al cuestionar al sector cárnico desde una plataforma de máxima audiencia internacional, haciéndolo sin ostentar competencia alguna sobre el sector y por tanto sin estar obligado a corregir tal situación si fuese cierta, ha brindado al PP pero también a los Presidentes de Aragón y de Castilla-La Mancha, una percha de la que colgar sus propios objetivos.

En el caso de Castilla-León no es discutible. El sector ganadero representa hasta el 5% del PIB y aunque no se dedica a las macrogranjas, la reacción colectiva en defensa de su producto está siendo capitalizada por el Gobierno de la Comunidad. El Presidente Alfonso Mañueco (PP) tiene las encuestas a favor pero también compite con el auge de Vox, partido que abandera los descontentos de cualquier tipo y que aspira a ocupar el lugar de Ciudadanos, hasta ahora socio del Ejecutivo territorial.

El presidente de Aragón, Javier Lambán (PSOE), no tiene elecciones hasta el año próximo, parte con unos buenos resultados económicos y de gestión pero está respaldado por una coalición de cuatro grupos por lo que intentará reforzar su mayoría. Allí el sector ganadero representa el 3´6% del PIB. En cuanto a Castilla-La Mancha, donde preside el socialista Emiliano García Page, su gobierno goza de una sólida mayoría absoluta sin que le inquiete la oposición. Aun así ha visto la oportunidad de soldar sus apoyos en el sector primario que representa el 6% de su PIB.

Las elecciones castellano-leonesas serán seguidas por las elecciones andaluzas, de nuevo con perspectivas favorables a su actual Gobierno si bien quedan muchos meses hasta que se abran las urnas. A partir de ahí, el Gobierno de Valencia podría adelantar sus propias elecciones. Está formado por una coalición PSOE-Compromís apoyada por Podemos que ha funcionado bien pero es consciente de que el PP se está volcando en esa Comunidad, renovando a fondo sus cuadros tras los varios escándalos de corrupción. Para el Presidente Ximo Puig se trataría de aprovechar el mejor momento demoscópico para convocar elecciones.

Y ya en la primavera de 2023, doce elecciones autonómicas y todo el poder local. Pueden ser el preámbulo de las generales o bien estas podrían adelantarse para evitar que los comicios locales las mediatizasen. El calendario apuntado obliga a los partidos políticos a situarse en campaña permanente desde ahora, lo cual implica postergar asuntos complicados, simplificar aún más los tópicos que se proponen y elevar el tono, que ya está muy alto, hacer ruido mediático y evitar los debates en profundidad. Obvio es que el grupo que mejor domina esa estrategia de la simplificación es Vox. Ayer mismo el Alcalde de Valladolid se refería a ellos con cinco calificativos gruesos y ningún argumento, es decir, le hablaba a sus propios seguidores renunciando a confrontar ideas con otros, una postura habitual en la política española.

El contexto internacional puede influir en las elecciones

Habrá elecciones presidenciales en Francia el próximo mes de abril. Antes se elegirá al Presidente de Italia. Un resultado negativo en cualquiera de las dos, influiría decisivamente en la gobernación de la Unión Europea, repercutiendo en todos los países. La creciente presión de Rusia sobre Ucrania y otros lugares como Kazajistán, Siria, Libia o los países del Sahel, ha obligado al Alto Representante José Borrell a viajar al Donbas y ofrecer una imagen de compromiso firme. Pero es conocida la dificultad de la UE para adoptar decisiones por unanimidad en asuntos de política internacional. Siendo poco probable una acción militar rusa, elevar el nivel de sanciones económicas requerirá un compromiso europeo con fuerte liderazgo. Si en lugar de Macron ganan Le Pen o Zemmour, si en Italia es elegido Berlusconi, la posición comunitaria ante Moscú podría ser sencillamente insostenible. Putin lo sabe y por eso mantiene la presión sobre las fronteras además de lanzar invectivas contra la OTAN.

Aunque la política española vive muy al margen de la política internacional, no por eso deja de sufrir sus efectos. Francia e Italia son países muy influyentes, los más próximos en modo de vida y los que tienen instituciones más similares a las de España. Cualquiera de los candidatos antes citados ejercería una influencia electoral nada desdeñable en los muchos procesos electorales que viviremos durante los próximos dieciocho meses. @mundiario

En España se inicia un nuevo ciclo electoral de dos años
Comentarios