El independentismo decide no pactar el nuevo Gobierno catalán con el PSC

Salvador Illa, Carlos Carrizosa, Laura Borràs y Pere Aragonès, candidatos en las elecciones catalanas a la Generalitat. / RR SS.
Salvador Illa, Carlos Carrizosa, Laura Borràs y Pere Aragonès, candidatos en las elecciones catalanas a la Generalitat. / elmundo.es
Ningún tipo de coalición está puesta sobre la mesa. Para los catalanes, negociar esas condiciones sería una traición a su visión de independencia y republicanismo. El PSC avanza.
El independentismo decide no pactar el nuevo Gobierno catalán con el PSC

Un bloque monolítico contra el socialismo. Ese es el principal objetivo del proyecto independentista de Cataluña para garantizar la estabilidad política de una causa que ven imposible materializar si el PSC llega al poder. La inusual campaña electoral catalana, rumbo a los comicios autonómicos y legislativos del próximo domingo 14 de febrero, llega a su recta final con la mira puesta en impedir la victoria de Salvador Illa, el candidato con mayor ventaja hasta ahora para asumir el mando de la Generalitat. El problema es que Illa funge prácticamente como un enviado del Gobierno de Pedro Sánchez a Cataluña para tratar de contener a los separatistas, algo que los catalanes de derecha y centro-derecha ven como un muro que Madrid intenta erigir sobre el futuro político de esa región. 

Es por ello que todas las formaciones independentistas han decidido este jueves firmar un compromiso de no pactar con el PSC el próximo Ejecutivo catalán. Ningún tipo de coalición está puesta sobre la mesa. Para los catalanes, negociar esas condiciones sería una traición a su visión de independencia y republicanismo, así como también sería una enorme bocanada de oxígeno para el Gobierno y la Corona española. La propuesta de formar una coalición anti-PSC previo a las elecciones del 14-F la lanzó una entidad llamada Catalans per la indepèndencia, desconocida hasta ahora para el gran público, y con una representatividad muy si se compara con organizaciones tradicionales como la ANC u Òmnium. 

Los socialistas interpretan esta movida de sus contendores como “un intento de cordón sanitario, la foto de Colón del independentismo”, según su líder, Salvador Illa. Las encuestas plantean la posibilidad de un triple empate entre Junts, ERC y PSC. Entonces, para reducir los riesgos de ese escenario, los independentistas han creado una coalición que demuestre ante el electorado su compromiso de ‘no vender el proyecto separatista’ ni vender la “República catalana” a España. Su objetivo es calar una percepción de firmeza con esa ‘soberanía’ que ERC y Junts le ofrecieron a los catalanes en 2017; y si eso implica más votos castigo contra el socialismo, entonces profundizarán en su alianza contra el PSC.

“No había que firmar nada, pero como nuestro posicionamiento sobre no recibir los votos del 155 es tan claro no tuvimos ningún problema en hacerlo”, ha asegurado este jueves la candidata de Junts, Laura Borràs, en una conferencia de prensa organizada. Por lo tanto, con esa declaración, la candidata a la Generalitat, pese a las acusaciones de corrupción que pesan en su contra, insiste en que apuestan por el orden civil y la estabilidad pública sin rememorar la agitación social del 1-O ante ese fallido proceso de soberanía. 


Quizás también te interesa:

El PSC ha revolucionado la campaña con el candidato Salvador Illa, el más valorado


La diputada aprovechó ese espacio comunicacional para cargar contra el apoyo de ERC al Gobierno en los Presupuestos y su abstención en la investidura de Pedro Sánchez. Aunque hay un obstáculo, y es que mientras sigan aflorando esas divisiones, la coalición independentista contra el PSC en Cataluña será muy débil, lo cual refuerza las preferencias del electorado hacia un PSC que ven más cohesionado. 

Borràs también atizó las dudas sobre el verdadero compromiso de los republicanos con el documento de veto. “¿Por qué se delega la firma en otros?”, se ha preguntado. Entonces, ¿es posible que mientras esos reclamos partidistas persistan, exista una verdadera alianza eficaz contra el socialismo dentro de territorio catalán? La independencia sigue siendo una prioridad para una buena parte de su población, pero su anulación aún es un objetivo estratégico para el control de la monarquía. @mundiario 

El independentismo decide no pactar el nuevo Gobierno catalán con el PSC
Comentarios