Illa apuesta por un Gobierno en minoría del PSC en Cataluña

Salvador Illa, política. / @salvadorilla.
Salvador Illa, política. / @salvadorilla.
El ganador de las elecciones y líder de los socialistas catalanes confía en gobernar en solitario, sin los comunes, y con apoyos externos que sean puntuales.
Illa apuesta por un Gobierno en minoría del PSC en Cataluña

Tras las elecciones en Cataluña, la dirección del Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC) tiene en mente formar un Gobierno en solitario si Salvador Illa es finalmente investido como presidente de la Generalitat. Esta estrategia implicaría que el PSC gobernara al menos inicialmente sin incluir a los comunes de Jéssica Albiach en su gabinete, a pesar de la oferta de la coalición de izquierdas con Sumar para reforzar las políticas de izquierda. La cúpula del partido ha esbozado esta estrategia como una forma de evitar reeditar un ejecutivo tripartito similar al que gobernó Cataluña hace 20 años.

Los republicanos de ERC ya han anunciado que irán a la oposición antes de las dimisiones en su cúpula. La estrategia del PSC es iniciar la legislatura con un gobierno en minoría y luego evaluar si se deben incorporar otros partidos. La formación de la Mesa del Parlament será el primer indicio de cómo se desarrollará la negociación de investidura, aunque esto no se verá hasta después de las elecciones europeas previstas para el 9 de junio.

Núria Parlon, portavoz del PSC, ya insinuó los planes del partido al afirmar que debían determinar el futuro de Cataluña pactando con fuerzas progresistas o gobernando probablemente en minoría con acuerdos puntuales. Aunque una posibilidad era incluir a los comunes en el Gobierno, esta opción ha sido descartada en favor de un gobierno en solitario. La propuesta de Jéssica Albiach de reeditar un Ejecutivo a tres ha sido rechazada por el PSC, a pesar de que sumaría 68 escaños, justo la mayoría absoluta.

Los socialistas lograron una victoria contundente en Cataluña con el 28 % de los votos, obteniendo 42 diputados, siete más que Junts (35), la segunda fuerza política, y 22 más que ERC (20). Aunque están lejos de la mayoría absoluta, necesitan el apoyo de una de esas dos formaciones independentistas para la investidura, siendo esta la clave de la negociación.

El PSC ha iniciado contactos con la certeza de que gobernar en solitario, con independientes que aporten transversalidad, les proporcionará más ventajas que inconvenientes. El partido confía en articular varias mayorías absolutas alrededor de su eje político, incluyendo a la izquierda con ERC y los comunes, y posiblemente con Junts hacia la derecha. El PP y Vox han sido descartados como socios de coalición.

La formación de la Mesa del Parlament será crucial para determinar las pistas sobre el acuerdo final. El PSC busca asegurarse la mayoría también con Junts y la izquierda. El desenlace dependerá en gran medida del resultado de estas negociaciones y de la configuración política de la mesa parlamentaria. @mundiario

Comentarios