Los humanos nos hemos instalado en la mentira permanente

Aldous Huxley.
Aldous Huxley.

En nombre de los falsarios y cuentistas, los fiscales solo acusarán de decir la verdad, con lo que el número de delincuentes habrá decrecido notoriamente para bien de la sociedad. Habremos alcanzado esa etapa del mundo feliz pronosticado por Aldous Huxley.

Los humanos nos hemos instalado en la mentira permanente

Los humanos nos hemos instalado en la mentira permanente. Todos mentimos en la vida cotidiana, incluso nos mentimos a nosotros mismos.

Faltan a la verdad los padres, comerciantes, políticos, clérigos, indigentes y farmacéuticos. Nadie se salva del embuste. Parece indispensable para vivir.

Los medios, tan complacientes con el poder como consigo mismos, evitan analizar esta cuestión que a ellos concierne de manera tan directa

Los medios, tan complacientes con el poder como consigo mismos, evitan analizar esta cuestión que a ellos concierne de manera tan directa. Deben pensar que la falsedad es consustancial a los seres humanos, y por consiguiente resulta infructuoso denostarla. Así pues,  aceptemos el engaño como una necesidad y glorifiquemos la impostura como virtud.

Para ello es preciso, en primer término, asaltar el diccionario y dar muerte al concepto mismo. Mentir: Decir deliberadamente lo contrario de lo que se sabe, se cree o se piensa que es verdad con el fin de engañar.

Ante tan descarnada definición, tan severa reprimenda, uno siente la tentación de abjurar de la mentira. Felizmente, ese atropellado e inconsciente impulso ético sólo es pasajero, y ya sosegadamente se impone la corrección,  la cordura y el pragmatismo. 

En segundo lugar, debemos hacer otra incursión en el diccionario: Las distintas acepciones de verdad han de revisarse, pues si la mentira prevalece de qué sirve la verdad, ya que nada es cierto, auténtico, exacto, real. Todo está bajo sospecha, envuelto en un disfraz.

En nombre de los falsarios y cuentistas, los fiscales solo acusarán de decir la verdad, con lo que el número de delincuentes habrá decrecido notoriamente para bien de la sociedad. Habremos alcanzado esa etapa del mundo feliz pronosticado por Aldous Huxley.

Y colorín colorado.

Los humanos nos hemos instalado en la mentira permanente
Comentarios