El Consejo de Estado colombiano tumbó la elección de tres congresistas y entregó sus curules al Mira

Senadores, de izq. a dcha. Manuel Virgüez, Carlos Alberto Baena, Gloria Stella Díaz. / @MovimientoMIRA
Manuel Virgüez, Carlos Alberto Baena y Gloria Stella Díaz, senadores. / @MovimientoMIRA

Determinó cuatro años después, en una sentencia de 700 páginas, el fraude electoral que sufrió el partido político Mira en las elecciones legislativas para el periodo 2014-2018, devolviéndole tres curules en el Senado de la República.

El Consejo de Estado colombiano tumbó la elección de tres congresistas y entregó sus curules al Mira

El partido político Mira (Movimiento Independiente de Renovación Absoluta) es considerado el brazo político de la Iglesia de Dios Ministerial de Jesucristo Internacional, liderada espiritualmente por la doctora María Luisa Piraquive, que sufrió un ataque masivo en el 2014, siendo acusada de discriminación. Situación que afectó a muchos creyentes de la Iglesia y simpatizantes del Partido, iniciándose una brutal campaña de persecución política y religiosa que violó el derecho a la libertad de culto del ser humano, amparado por la Constitución colombiana de 1991 en el artículo 19.

Sin embargo, ni la persecución mediática, ni el umbral del 3% exigido para mantener la personería jurídica de los partidos minoritarios y no desaparecer de la esfera política del país, fue impedimento para que Mira continuara trabajando por sus puestos en el Senado y Cámara. Pero, el 9 de marzo de 2014, el resultado de los comicios para el período 2014-2018, determinó que el partido pasaba el umbral solo con tres curules en la Cámara de Representantes: Carlos Eduardo Guevara por Bogotá, Guillermina Bravo, elegida por el departamento del Valle y Ana Paola Agudelo, por los colombianos en el exterior. Dando por perdidas las curules para el Senado de la República. Pero ese resultado era incoherente para Mira porque no entendían como se registraban 411.800 votos para la Cámara de Representantes y 326,943 votos para Senado; es decir, una diferencia de más de 80.000, situación que proporcionó una imagen de fraude electoral.

Ante esta situación, Mira emprendió una lucha por la defensa y la transparencia de las elecciones, basado en pruebas con más de 130.000 folios –transportados en una tractomula-  que demostraban la trama fementida. Documentación que radicaron en demanda ante el Consejo de Estado.

La reclamación de Mira incluyó: 1) Inconsistencias entre las actas de escrutinio de mesas que firman los jurados (formularios E14) y las actas de las comisiones escrutadoras (formularios E24). Lo que condujo a que los resultados finales no correspondieran a la verdad.Alteración del formato E14 con manchas de rotulador que al doblar los tarjetones, producía una doble marcación, lo que convirtió sus votos en nulos. 2) La Ley y una Tutela ordenaba el recuento de los votos, esa instrucción no se cumplió a cabalidad por parte de algunas autoridades electorales, lo que llevó a la anulación de miles de votos de Mira, que realmente eran válidos. 3) Manipulación e irregularidades en el software utilizado en el sistema de información de los escrutinios. y 4) La desaparición de material físico de votación (votos y actas) dificultó la labor de investigación de las autoridades y condujo a irregularidades en los resultados.

Después de 4 años sin tres curules en el Senado, el pasado 9 de febrero las recuperó, tras una sentencia histórica del Consejo de Estado, que después de abordar 553.176 pruebas en más de 27.000 mesas de votación de 30 departamentos, encontró sendas irregularidades en los escrutinios del 2014. Así, la Sección Quinta del alto tribunal en un veredicto de más de 700 páginas, reconoció el fraude electoral al que se vio sometido el Mira, haciéndole justicia y entregando a Gloria Stella Díaz, Manuel Virgüez y Carlos Alberto Baena, sus cargos en la cámara alta; que asumirán el próximo 16 de marzo, dejando al Mira con una bancada de 6 congresistas. “Estamos contentos por el Partido, pero más por Colombia porque la Democracia es la que terminó ganando”, puntualizó Baena.

Los senadores Roberto Ortiz (Partido Liberal), Rigoberto Barón (Centro Democrático) y Teresita García (Opción Ciudadana) son los congresistas que tendrán que dejar sus curules por cuenta de la anulación de sus elecciones que hizo el Consejo de Estado.

 

Reparación social

Por otro lado, expertos han cuestionado el momento en que llegó la decisión del alto tribunal, la cual se conoció en plena campaña electoral y a tres meses de que termine su periodo el actual Congreso –finaliza el 20 de junio–. Sin embargo, los medios de comunicación colombianos y reputados profesionales del medio como Julio Sánchez Cristo se han hecho eco de esta noticia, catalogando al Mira como un fenómeno y alabando la justicia que hizo el Consejo de Estado y el proceder del Partido al rechazar la indemnización económica, ya que por Ley les correspondía el salario devengado de 3 años y medio a cada miembro, una pequeñez de 4 mil millones de pesos colombianos que equivalen a más de 1 millón de euros. ¿Por qué? ellos consideran que no es justo para los bolsillos de los colombianos porque ellos no tienen la culpa del fraude.

Sin embargo, sí solicitarán una reparación simbólica por parte del Estado por el daño moral causado al partido y sus simpatizantes.

Cumplimiento de una promesa

Hace 4 años se puso en tela de juicio el honor y la dignidad de la doctora María Luisa Piraquive con vicisitudes como el lavado de activos, enriquecimiento ilícito, discriminación, que en el transcurso del tiempo las investigaciones realizadas por la Fiscalía colombiana determinaron como falsas. Las sedes del Mira fueron allanadas, siendo objeto de un linchamiento mediático. Hechos que se consideraron como una persecución política presuntamente porque era el único partido que no estaba envuelto en el caso de la “mermelada”. Además, era una piedra en el zapato porque con tres senadores lideraba proyectos de ley que aumentaba penas a conductores en estado de embriaguez, el salario para las madres comunitarias, la sustitución gratuita de las licencias de conducción, la eliminación del servicio militar obligatorio, incremento de penas por ataques con ácidos, etc. En definitiva, un partido que para tener una pequeña representación política en el Estado colombiano, trabajaba para que las arcas del mismo se utilizaran correctamente en beneficio de la ciudadanía. @mundiario

El Consejo de Estado colombiano tumbó la elección de tres congresistas y entregó sus curules al Mira
Comentarios