El frente de la España vaciada se amplía y muestra su unión en Santiago de Compostela

Presidentes autonómicos en el Foro Santiago. / TW @Xunta
Presidentes autonómicos en el Foro Santiago. / TW @Xunta
Bajo el lema "Foro Santiago. Camino de consenso", 8 comunidades autónomas de diversos signos políticos hacen fuerza de cara a la inminente reforma de la financiación autonómica.
El frente de la España vaciada se amplía y muestra su unión en Santiago de Compostela

Corría el año 2018 cuando seis presidentes autonómicos se reunían en Zaragoza para reclamar una financiación acorde al coste de los servicios públicos. Se trataba de Javier Lambán (PSOE), presidente de Aragón y anfitrión de aquella cumbre; Alberto Núñez Feijóo (PP), presidente de Galicia; Javier Fernández (PSOE), presidente de Asturias; José Ignacio Ceniceros (PP), presidente de La Rioja; Emiliano García-Page (PSOE), presidente de Castilla-La Mancha y Juan Vicente Herrera (PP), presidente de Castilla y León.

Esas seis comunidades autónomas que forman parte de la llamada ‘España vacía’ suman un total de 4.463 municipios, lo que representa el 55% de todos los de España, y también más de la mitad del territorio nacional, en concreto el 52,8% de la superficie. A pesar de ello, únicamente cuentan con el 21% de la población nacional.

En ese 2018, dichas comunidades afrontaban diversos problemas: dispersión y baja densidad de la población, elevado envejecimiento de sus habitantes y elevados sobrecostes en servicios tales como Sanidad, Educación y Servicios Sociales, todos ellos prestados por las CCAA. Y lo que reclamaban era que el nuevo modelo de financiación autonómica tuviese en cuenta el coste extra que asumen estas comunidades en la prestación de servicios por culpa de mencionada dispersión territorial, el envejecimiento y la caída de la natalidad.

Tres años después, estas mismas comunidades autónomas, a las que se les ha unido Cantabria y Extremadura, presentan similares problemas y reclaman medidas recogidas en 35 puntos fruto de un "consenso necesario" tal y como indicó Concha Andréu (PSOE) presidenta de La Rioja.

De Zaragoza (Aragón) se ha pasado a Santiago de Compostela (Galicia) con el presidente gallego Feijóo (PP) como maestro de ceremonias junto a Adrián Barbón (PSOE), presidente de Asturias; Miguel Ángel Revilla (PRC) presidente de Cantabria; Alfonso Fernández Mañueco (PP), presidente de Castilla y León; Concha Andréu (PSOE) presidenta de La Rioja; Javier Lambán (PSOE), presidente de Aragón; Guillermo Fernández Vara (PSOE), presidente de Extremadura y Emiliano García-Page (PSOE), presidente de Castilla-La Mancha.

El documento político que estos gobiernos autonómicos han presentado recoge las reivindicaciones comunes de la España vaciada que ya vienen solicitando desde el 2018 y que llega justo en el mes, noviembre, en que la ministra de Hacienda del Gobierno de España, María Jesús Montero, se comprometió a presentar un borrador con su propuesta para la reforma de la financiación autonómica. Un documento "pensado y reflexionado", según palabras del propio Alberto Núñez Feijóo, que evoluciona con respecto al firmado en 2018. Un documento que llega tras un debate que ha fructificado en un acuerdo. "Hemos sido capaces de llegar a acuerdo. Hoy no es noticia la bronca, ni el ruido", ha dijo el presidente de la Xunta de Galicia. "Se han relativizado las ideologías y se ha primado una unidad entre personas (los presidentes autonomicos) que representamos a más del 62% del territorio nacional", ha remarcado Feijóo.

"Hemos sido capaces de llegar a acuerdo. Hoy no es noticia la bronca, ni el ruido", dijo el presidente de la Xunta de Galicia

El objetivo de dicho documento surgido del Foro Santiago es que la financiacion de las CCAA se realice atendiendo a factores determinantes de sus necesidades de gasto reales. Además de los costes fijos, la superficie, la dispersión, la baja densidad, la orografía, la baja natalidad o el envejecimiento y sobreenvejecimiento de la población. "Son condicionantes innegables de un mayor coste en la prestación de servicios, cuyo efecto debe cuantificarse de forma completa y ponderarse en mayor medida en el actual sistema", reza el documento.

En dicho consenso, todos los presidentes de las comunidades partipantes ponen especial énfasis en los gastos vinculados a la educación, sanidad y servicios sociales. Indican que  "especialmente en estas áreas deben tenerse en cuenta factores de coste consustancialesa la población, destinataria en última instancia de los servicios públicos". No sería posible la consecución de un sistema de financiación justo e igualitario sin tener en cuenta los efectos reales sobre el coste de los servicios de la extensión del territorio, de la baja densidad y de la dispersión que obliga a los poderes públicos a multiplicar sus unidades de prestación de servicios de cercanías (escuelas, centtros de salud, centros de día...) o del envejecimiento que suele ir asociado a una mayor dependencia, prevalencia de patologías y con el consiguiente gasto farmacéutico. Las ocho comunidades autónomas proponen la elaboración de un estudio independiente que evalúe el efecto de los criterios como el nivel de renta, la tasa de paro o la pobreza en el coste de la prestación de servicios.

Además de todo lo anterior, instan a corregir, en el nuevo modelo que se vaya a plantear por parte del Gobierno de España, los déficits de financiación que sufren todas las CCAA con el modelo vigente, dotando al sistema autonómico de mayores recursos.

Incentivos para los hogares con mayores necesidades; medidas de fomento de la conciliación; promover el retorno de los ciudadanos españoles que se encuentran en el extranjero; favorecer un desarrollo sostenible en las zonas rurales; apoyo a las provincial de Teruel, Soria y Cuenca, más sus zonas adyacentes, las únicas en España con una densidad de población inferior a 12,5 habitantes por kilómetro cuadrado, para que cuenten a nivel europeo con el mismo trato que las zonas consideradas "escasamente pobladas" y que se amplio dicho concepto para que se tenga en cuenta el envejecimiento y sobreenvejecimiento, la dispersión poblacional o la baja natalidad con el fin de que más territorios pueda acceder a ciertas ayudas europeas; solicitan al Gobierno de España un pacto nacional para promover la oferta necesario de profesionales sanitarios en las especialidades deficitarias como Medicina de Familia o Pediatría; entre otras medidas que pueden consultarse en dicho documento.

Solicitan al Gobierno de España un pacto nacional para promover la oferta necesario de profesionales sanitarios en las especialidades deficitarias como Medicina de Familia o Pediatría

Por su parte, otras comunidades también se han unido entre ellas para hacer frente común. Andalucía, Murcia y la Comunidad Valenciana, conocidas como comunidades "infrafinanciadas", defienden una reforma en la que se prime el criterio de población ajustada. Por otro lado, Baleares, Cataluña y Madrid buscan una reforma del modelo de financiación autonómica que tenga en cuenta el denominado principio de originalidad en la aplicación de las medidas de nivelación.

Tres frentes en un mismo país para abordar la financiación territorial. A ojos de la portavoz del Gobierno de España, Isabel Rodríguez, abordar la financiación con una postura de frentes es una negociación “perdida”. @mundiario

El frente de la España vaciada se amplía y muestra su unión en Santiago de Compostela
Comentarios