Feijóo cree que Pedro Sánchez será presidente “todo el tiempo que quiera” Aragonès

Alberto Núñez Feijóo, líder del PP y Pedro Sánchez, presidente del Gobierno. / Twitter.
Alberto Núñez Feijóo, líder del PP y Pedro Sánchez, presidente del Gobierno. / Twitter

El líder del PP ha denunciado la existencia de una “agenda oculta” tras la reunión bilateral del presidente del Gobierno y el president de la Generalitat.

Feijóo cree que Pedro Sánchez será presidente “todo el tiempo que quiera” Aragonès

El presidente del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo, ha asegurado que Pedro Sánchez será presidente “todo el tiempo que quiera” Esquerra Republicana de Catalunya, tras denunciar una supuesta “agenda oculta” tras la reunión bilateral sostenida este viernes por el presidente del Gobierno y el president de la Generalitat, Pere Aragonès, tras varios meses de distanciamiento político que pusieron en jaque la aprobación de varias leyes del Ejecutivo.

En su comparecencia en la clausura del curso de verano que el PP celebra en San Lorenzo de El Escorial, el líder popular ha afirmado que el líder republicano impulsará sobre la mesa de negociaciones cambios sustanciales como la reforma del delito de sedición y rebelión, amnistía, y el “proyecto soberanista”.

“Es evidente que el Gobierno más que nunca depende de ERC para prácticamente todo", ha señalado el líder del PP. “Todo parece indicar que el presidente Sánchez va a ser presidente durante el tiempo que quiera el señor Aragonés”, sentenció.

Feijóo también dijo que el debate sobre el estado de la nación fue el escenario que sirvió para “acreditar” que a Pedro Sánchez “no le interesa la nación” sino que, en realidad, solo le preocupa su “coalición de gobierno” con Unidas Podemos y su “coalición parlamentaria” refiriéndose a los socios habituales del Ejecutivo como ERC o Bildu.  

Ni Sánchez ni Aragonès acudirán a la reunión

La Moncloa ha recibido, 10 meses después, la primera reunión formal entre el presidente del Gobierno español y el president de la Generalitat catalana, un encuentro institucional enfocado en reconstruir la confianza entre el Ejecutivo central y el autonómico, aunque en esencia también signifique una mesa para tratar de zanjar las diferencias entre el PSOE y ERC tras el escándalo del espionaje con Pegasus.

Ambos dirigentes han conversado por alrededor de dos horas en un ambiente “positivo”, según el Gobierno. Al final se anunció una siguiente ronda de negociaciones que tendrá lugar la última semana de julio, nuevamente en Madrid, a la que ya no asistirá ni Pedro Sánchez ni Pere Aragonès, según la portavoz del Ejecutivo, Isabel Rodríguez.

La también ministra de Política Territorial ha justificado estas ausencias al alegar que ambos líderes “ya han hecho su trabajo”, que han abordado los temas más relevantes entre ellos. El próximo encuentro se celebraría antes del verano, uno de los dos acordados por el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, y su homóloga catalana, Laura Vilagrà, quienes acordaron que la última reunión preparatoria de la mesa de diálogo será convocada antes de finalizar el año.

La vuelta a la "normalidad" institucional

El encuentro fue un intento para reconstruir los puentes entre ambas instituciones, especialmente agravados tras los últimos acontecimientos como el escándalo de espionaje a 65 dirigentes soberanistas, pese a que el CNI reconoce apenas 17 móviles intervenidos con autorización judicial. Ello amplió más la brecha entre ERC y el PSOE, evidenciada hace rato con la aprobación de la reforma laboral, que terminó convirtiéndose en una constante con el retiro del apoyo republicano en el Congreso, mantenido incluso para la discusión de la ley de Memoria Democrática.

Rodríguez ha recalcado que ha “vuelto la normalidad” en las relaciones entre ambas instituciones, congeladas tras el escándalo de las escuchas. Pese a que reconoce que ambos gobiernos están “en posiciones muy distintas”, ha reiterado que siguen considerando que “la única manera de acercarse es el diálogo”.

Para el president catalán se trató de una “reunión importante” dada empañada “por las dificultades del momento que son muchas y de origen diversos” que “obligan a trabajar para la búsqueda de soluciones”. Pese a ello ha advertido a Rodríguez que “la normalización” de las relaciones entre ambos Gobiernos “solo se producirá si hay acuerdos concretos”.

Hablando de ello, según explicó el Gobierno en la reunión no se tocaron temas como la reforma del delito penal de sedición, por el que fueron imputados los dirigentes del procés catalán, así como tampoco se tocó el tema de la ansiada amnistía, que pide ERC. Igualmente, también estuvo fuera de la mesa la postura tomada por el abogado general de la Unión Europea, Richard de la Tour, quien consideró el jueves que Bélgica se extralimitó al denegar las solicitudes de extradición contra los soberanistas huidos, abriendo la puerta a la extradición del expresident Carles Puigdemont. @mundiario

Feijóo cree que Pedro Sánchez será presidente “todo el tiempo que quiera” Aragonès
Comentarios