Europa es una idea esencial para entender la personalidad de Laxe, según Feijóo

Fernando González Laxe, Alberto Núñez Feijóo, Miguel Santalices y José Luis Gómez. / Xunta de Galicia
Fernando González Laxe, Alberto Núñez Feijóo, Miguel Santalices y José Luis Gómez. / Xunta de Galicia

El libro Fernando González Laxe / Discursos parlamentarios lleva un prólogo escrito por el periodista José Luis Gómez, editor de MUNDIARIO, que también intervino en la presentación, junto a Miguel Santalices y el expresidente Laxe.

Europa es una idea esencial para entender la personalidad de Laxe, según Feijóo

El presidente del Gobierno gallego, Alberto Núñez Feijóo, se refirió este lunes a los ex-presidentes de la Xunta como los activos principales “de ese galleguismo y de ese europeísmo que forjan nuestro autogobierno”. Durante el acto de presentación del libro Fernando González Laxe / Discursos parlamentarios, el segundo volumen de la colección del Parlamento dedicada a los presidentes de Galicia, afirmó que el paso del tiempo, y sobre todo la integridad de las personas, hacen que los ex-presidentes formen parte de un patrimonio común que desdibuja las fronteras partidarias. “Ellos son los grandes artífices del que somos”, aseguró, afirmando que cada uno en su etapa demostró que la política es útil, “que no es otra cosa que la herramienta que tenemos los hombres para definir juntos nuestro destino, para cambiarlo o continuarlo”. Sobre este punto, aseveró que Galicia definió el suyo, y el resultado está en el Parlamento; “en este acto en el que expresamos la convivencia, la tolerancia y la unidad que nuestro pueblo practica a diario”, dijo.

El libro Fernando González Laxe / Discursos parlamentarios lleva un prólogo escrito por el periodista José Luis Gómez, editor de MUNDIARIO, que también intervino en la presentación, junto a Miguel Santalices, presidente del Parlamento de Galicia, y Fernando González Laxe. El presidente del Parlamento apuntó que González Laxe dirigió el Ejecutivo gallego “en un momento histórico, crucial para los intereses de Galicia”, en el que España acababa de ingresar en la entonces denominada Comunidad Económica Europea (CEE), al tiempo que Galicia estaba la inmersa en el proceso de desarrollo de su autogobierno, una idea que también desarrolló el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, en la clausura del acto. 

El presidente Feijóo recordó que desde ese ya lejano 1987, la historia se aceleró para producir cambios que ningún escritor de ficción pudo imaginar. “Desaparecen imperios y naciones; surgen países nuevos y caducan ideologías que pretendían resolver para siempre jamás los problemas de la humanidad; se desatan crisis y asoman diferentes amenazas. Pero la democracia, los parlamentos, el poder de la palabra, siguen en pie”, aseveró, haciendo hincapié en que gracias a la democracia, al Parlamento y a la palabra, Galicia sigue en pie y son precisamente los que pisan la libertad los que se desvanecen.

A lo largo del acto, el titular de la Xunta subrayó que Europa es una idea esencial para entender la personalidad de Fernando González Laxe y que curiosamente, el europeísmo también condiciona decisivamente las trayectorias de Xerardo Fernández Albor, Manuel Fraga y Emilio Pérez Touriño. “Sus ideologías convergieron en el europeísmo. Tanto el reformismo de unos, como la socialdemocracia de otros, tenían el común denominador de Europa”, abundó.

En esta línea, aseguró que hay una manía recurrente en estos discursos parlamentarios que hoy se presentan: Europa. “En esa Galicia de 1987 Fernando González Laxe lucha por europeizar nuestra mentalidad, disipar las dudas que la integración suscitaba en algunos sectores, y responder dialecticamente al euroescepticismo político”. Y destacó además la influencia intelectual que González Laxe sigue ejerciendo a través de actividades docentes, investigadoras y divulgativas, “especialmente valiosas –aseveró- en el campo rural”.

Como admirador de su trabajo, el titular de la Xunta resaltó su constante preocupación por convertir a Galicia unida en una Galicia articulada. “He ahí el gran reto de quien gobierna y de los que reflexionan”, recalcó, afirmando que la unidad de nuestro pueblo es una constante que se fortalece con el autogobierno.

“La articulación es un desafío constante, derivado de los cambios demográficos, tecnológicos y culturales. Saber articular el cambio, articular la diversidad, es la gran prueba de nuestros tiempos”, reconoció, insistiendo en “que por fortuna contamos con el ejemplo de los que forjaron a Galicia que hoy disfrutamos”.

Europa es una idea esencial para entender la personalidad de Laxe, según Feijóo
Comentarios