¿Es posible salvar el CIS de Tezanos?

José Felix Tezanos, presidente del CISy militante del PSOE.
José Felix Tezanos, presidente del CISy militante del PSOE.

El Centro de Investigaciones Sociológicas CIS siempre ha sido una institución de gran prestigio hasta la llegada de Félix Tezanos a su presidencia. Ahora la justicia ve indicios de irregularidades en su gestión.

¿Es posible salvar el CIS de Tezanos?

Los estudios demoscópicos del CIS se realizaban con el mayor tamaño muestral de todos los que se hacían en España. Su precisión era reconocida por todos, al ser resultado de muchos miles de encuestas realizadas por personal propio y con la aplicación de los sistemas más avanzados de análisis por profesionales con mucha experiencia en demoscopia. 

Sus series eran seguidas por las empresas de sondeos porque mostraban una continuidad y método constante. Respondían a su función de servicio público costeado con presupuestos del Estado y, por lo tanto, se ponían a disposición de los ciudadanos, estudiosos y empresas uno datos homologables, neutros y rigurosos. Sin embargo, desde la entrada del actual presidente, ha dejado de ser el CIS a secas para ser denominado habitualmente con apellido: “el CIS de Tezanos”. Queda así constado que el nuevo responsable ha hecho del CIS una parcela muy personal. Por ello cabe esperar una pronta recuperación del prestigio propio de una institución del Estado. Sin embargo, la situación de deterioro ha llegado a tal extremo que un juez ve indicios de malversación en la gestión actual al admitir a trámite una querella de Vox.

El CIS cuenta con todos los medios necesarios para desarrollar una función de acuerdo con su condición estatal. Su presupuesto para 2021 supera algo los 9 millones de euros para todos sus planes de actuación relacionados con los estudios sociológicos y la organización de seminarios, así como la participación en programas internacionales y bases de datos europeos. Pero para poder cumplir estos objetivos necesita -insisto- que vuelva a tener el reconocimiento que alcanzó antes de Tezanos. Hay que recordar aquí que el CIS es el heredero del Instituto de la Opinión Pública (IOP) que fue fundado en 1963 y remodelado en 1977. Desde 1990 tiene carácter de organismo autónomo y, desde 1995 se rige por estrictas condiciones legales en cuanto a la transparencia de sus trabajos y la difusión de sus resultados. Sin embargo, sus métodos han sido cuestionados por otras empresas demoscópicas que suelen acertar con más precisión los resultados de los sondeos.

La situación de deterioro del CIS ha llegado a tal extremo que un juez ve indicios de malversación en la gestión actual al admitir a trámite una querella de Vox.

Ante los evidentes errores cometidos por el CIS en constantes sondeos y barómetros, Tezanos simplemente reconoce que se han equivocado, que es difícil acertar, que ofrecen los resultados que salen directamente de las preguntas, sin correcciones y sin cocinar; en otras ocasiones cambia el método y aplica los coeficientes necesarios para hacer un verdadero estudio demoscópico. En otros momentos afirma que los métodos aplicados son irreprochables, pero también los cambia en otras épocas. Incluso ha legado a decir que no tiene una bola de cristal para conocer exactamente lo que piensa la sociedad a la hora de votar. En una comparecencia parlamentaria en junio de 2021, para explicar los sondeos electorales, los flash y preelectorales, los cambios de métodos, de cantidad de sondeos y de frecuencia de los mismo, pues allí afirmó que el problema para acertar es que el electorado es más abierto y volátil, que hay más partidos, etc. Justamente es estas circunstancias cambiantes son la materia propia que debe saber analizar y detectar un buen estudio demoscópico.

En otras declaraciones públicas, presentando sondeos preelectorales, llegó a reconocer que estaba convencido de que los resultados no serían tan altos para el PSOE ni tan bajos para el PP. Es muy sorprendente que un responsable del Centro de Investigaciones Sociológicas ponga en cuestión sus propios resultados.

La descripción de errores y las manifestaciones justificativas podrían seguir en una referencia interminable. A la vista de esta trayectoria, uno se puede preguntar si, en realidad, Tezanos sabe exactamente los resultados exactos y ciertos de sus sondeos, pero los ofrece modificados por razones políticas. Todo ello puede quedar aclarado con el proceso judicial que se abre. Sería muy bueno para el CIS, para la transparencia del aparato estatal y para que la ciudadanía puede volver a confiar en esta institución. @mundiario

¿Es posible salvar el CIS de Tezanos?