Elegir entre el voto útil o el voto ético exige en primer lugar localizarlo

Albert Rivera. / La Sexta
Albert Rivera. / La Sexta

Quizás la solución sea votar al que posee una ética, la ha practicado y la seguirá practicando, pero ¿quién esta libre de culpa y además tira la primera piedra?

Elegir entre el voto útil o el voto ético exige en primer lugar localizarlo

Quizás la solución sea votar al que posee una ética, la ha practicado y la seguirá practicando, pero ¿quién esta libre de culpa y además tira la primera piedra?

 

Nos dicen las encuestas, pese a que se equivocan casi siempre a favor del que las encarga, que el votante español ha tomado conciencia y por muchos discursos que nos den, por mas que sigan mintiendo, o aunque ahora dijesen la verdad, ha perdido la confianza en los partidos que ostentan el poder y que sufrirán un duro castigo en todas las elecciones  que se avecinan. Se acabaron las mayorías absolutas y suerte tienen de que hay un grupo de gente que temerosa de como le puedan afectar los cambios, seguirá al que considera el mejor gestor de sus intereses aunque le robe. Sobre el PP pesa su pasado, toda la corrupción que los jueces han destapado y de la que ellos dicen no haberse enterado, lo cual confirma porqué ponían la mano en el fuego unos por otros y sin embargo ninguno se quemó. Difícil lo tienen porque difícil es creer aquello de los pagos en diferido a Bárcenas, los pagos en B a sus dirigentes, o las obras pagadas con el dinero negro de la financiación ilegal. El juicio no ha salido, pero la calle que es mucho más rápida ya ha adelantado el suyo. Cierto es que la economía mejora, pero a nadie se le escapa que lo que más ha mejorado es el número de turistas, el gasto que realizan, y el precio del petróleo, y eso no da para recuperar la confianza. No hay un mea culpa. No han destapado ni un solo caso que los jueces no hayan puesto sobre la mesa, ni tampoco planes de regeneración democrática en cuanto a la independencia del poder judicial, la ley electoral, las listas, o la depuración de responsabilidades. A la gente ética le costará mucho votarles. 

Nos anda muy lejos el PSOE, que con menos poder ha tenido menos ocasiones de corromperse, pero las que ha tenido las ha aprovechado bien. Ahí están los poderes locales que han ejercido en los casos de corrupción en Andalucía en compañía de IU y los sindicatos, y que nos demostraron de lo que son capaces todos juntos en el asunto de las tarjetas B de Caja Madrid, asunto donde también figura a la cabeza el PP. Su ventaja es que no queda claro que ellos también tenga financiación ilegal al nivel del PP pero también cuentas con la desventaja de que no pueden apuntarse los tantos de la mejoría económica porque en Andalucía, donde ellos gobiernan desde hace treinta años, eso es algo desconocido. El punto a favor del PSOE es el cambio de caras y en contra, la permanencia de Chaves y Griñán. Igual que el PP, tiene sus fieles, los que siempre prefieren una izquierda conocida que una derecha conocida, pero tampoco parecen contar para mayorías de gobierno. 

Esta misma senda la siguen otros partidos con responsabilidad de gobierno, caso de CIU, pero entre la amenaza de darle todo el poder a ERC, la división del PSC-PSOE, y la previsible ruptura de UDC de Durán i Lleida, es difícil predecir que harán los votantes.

¿Dónde encontrar la ética? Lógicamente en los partidos sin responsabilidad de gobierno o sin experiencia política (la teórica de la aulas o de manifestaciones no cuenta). Ahí vemos que una vez fagocitados UPyD e IU, aunque esta siempre tendrá un valor residual por la vieja guardia de la izquierda real, solo se ofrecen al votante los nuevos, Podemos y Ciudadanos. Podemos ha recogido los votos de IU y a sus militantes, a los que sumó los jóvenes que nunca habían votado y a un numeroso grupo de utópicos. Su inconveniente es que al igual que le está sucediendo a Grecia con Syriza, no han ofrecido una versión convincente de como se puede parar el endeudamiento y distribuir la riqueza de una forma más justa desde el punto de vista social. Probablemente sea posible pero no lo han explicado de forma creíble. Esto ha hecho que paren su crecimiento e inicien un moderado retroceso que no sabemos si podrán parar cuando tengan un programa definitivo y alguna cara mas que la de su líder. Sin programa económico se encuentra también Ciudadanos, aunque esta formación siguen creciendo no sabemos hasta donde. Su ventaja es que se ha salido del "y tu mas" o "me deben votar porque los demás son aún peores", lo que ya nos tiene muy hartos, pero tiene el mismo inconveniente, dependen mucho del líder y no se ve equipo.

Lo que mas favorece a Ciudadanos es que habla de cuestiones a tratar y a sacar adelante entre todos, sin partidismos. Veremos, pero de aquí a noviembre se fortalecerá el que nos convenza de que traerá la ética y profundizará en la democracia, además de ser capaz de darle una articulación estable a este estado plurinacional, como dice el PNV, donde todas las Autonomías tiene mas competencias que ningún a otra nación descentralizada, pero nadie quiere reconocerlo.

Elegir entre el voto útil o el voto ético exige en primer lugar localizarlo
Comentarios