Buscar

MUNDIARIO

El Ejecutivo impulsa un plan para corregir la reforma laboral de Rajoy

La derogación íntegra no está encima de la mesa pero sí cambios en algunas partes importantes. Unidas Podemos, los sindicatos y algunos sectores del PSOE reclaman que algunas partes de esta reforma se corrijan cuanto antes.
El Ejecutivo impulsa un plan para corregir la reforma laboral de Rajoy
Consejo de Ministros de Pedro Sánchez. / Mundiario
Consejo de Ministros de Pedro Sánchez. / Mundiario

Maira Perozo

Periodista.

La reforma laboral se mantiene en el tablero del ajedrez de Gobierno. En ese sentido, dos temas urgentes, como la prórroga automática de los convenios, supresión de la prioridad de los de empresa, subcontratación y descuelgues, forman parte de un documento que aprobará el Consejo de Ministros con una agenda legislativa que detallará después Carmen Calvo.

La reforma laboral y los impuestos dominan la batalla interna dentro del Gobierno de coalición, de acuerdo con El País. Sin embargo en el recorrido, ha habido temas de diferencias, desde la ley de violencia sexual hasta la renta mínima pasando por la Monarquía, pero estos dos asuntos atraviesan todos los debates económicos del Ejecutivo.

En esa línea se anota Unidas Podemos, desde el principio arrimando hacia la reforma laboral. Ya se concretó la primera de las prometidas en el programa, la derogación de la posibilidad de despido por ausentismo causado por bajas por enfermedad, pero quedan las más delicadas.

Nadia Calviño, vicepresidenta económica, ha reiterado en que no es el momento, en plena crisis, para tocar la polémica reforma laboral del PP, de 2012. La derogación íntegra no está encima de la mesa pero sí cambios en algunas partes importantes.

En especial, ahora se marcan como prioritarias la ultraactividad (mantener la vigencia de los convenios mientras no se negocien otros), la supresión de la prioridad de convenios de empresa, la subcontratación y los descuelgues. De cualquier manera, el Gobierno apunta que esas reformas se tratarán dentro del diálogo social, y por tanto que surgirán del acuerdo entre empresarios y sindicatos.

En concreto está decidido, que estas cuestiones más urgentes de la reforma irán entre los puntos que este martes aprobará el Consejo de Ministros. No obstante, Unidas Podemos, los sindicatos y algunos sectores del PSOE reclaman que algunas partes de esta reforma se corrijan cuanto antes porque de lo contrario, con la destrucción de empleo que puede traer la crisis, los trabajadores pueden quedarse muy a merced de los despidos o de cambios radicales en las condiciones de trabajo y bajadas salariales muy fuertes en otoño. El sector del Gobierno que rechaza este reacomodo, señala lo contrario: que no se pueden poner más dificultades a las empresas en un momento delicado para ellas. @mundiario