Los efectos del referéndum en el Reino Unido agrandan el sentimiento nacionalista violento

Pancarta contra la inmigración en Reino Unido. / Twitter
Pancarta contra la inmigración en Reino Unido. / Twitter

"Dejamos la UE: no más alimañas polacas”, "¡Parad la inmigración! ¡Empezad las repatriaciones!”, "Hemos ganado, ¡mandadlos de vuelta!", "¡Te voy a matar! ¡Bájate del tren!", son algunas de las frases que se escuchan y se leen contra los inmigrantes en el Reino Unido.

Los efectos del referéndum en el Reino Unido agrandan el sentimiento nacionalista violento

Ser polaco o de cualquier otra nacionalidad en el Reino Unido estos días no está siendo una experiencia agradable, aunque muchos de ellos lleven años viviendo en el país, incluso más tiempo que los jóvenes protagonistas de este último video, el clima post referéndum ha caldeado los ánimos de los británicos más exacerbados.

Este video grabado por una pasajera del metroy publicado por el periódico El Mundo recoge los instantes en que unos jóvenes británicos insultan a un extranjero. "¡Te voy a matar! ¡Bájate del tren!" (I'll waste you, get off the train!), se escucha en la grabación. Los pasajeros permanece como inertes mientras se produce este hecho, pero en el momento en que los jóvenes se acercan al hombre y le tiran cerveza por encima, es cuando los demás pasajeros toman cartas en el asunto e intentan obligar a los jóvenes violentos a bajar del metro en la siguiente estación.

El Brexit, el referéndum británico, parece que ha dejado a la población inglesa dividida entre los que abogan por la expulsión de cualquier extranjero y los que se desmarcan de cualquier actitud violenta hacia los mismos. De hecho, un último informe policial indica que ha habido un aumento del 57% en la presentación de informes relacionados con delitos o crímenes de odio desde el pasado jueves 23 hasta el domingo 26 de junio, frente a los mismos días de la semana anterior. En otras palabras, del 23 al 26 se presentaron 85 informes relacionados con delitos de odio y del 16 al 19 de junio se presentaron 54. 

El Consejo Nacional de Jefes de Policía (National Police Chiefs’ Council) indica que sus datos se basan en los informes presentados por ellos y que no tienen en cuenta los registrados por los grupos de la comunidad como Tell Mama u otros grupos de seguridad, por lo que no se trata de datos completos a nivel nacional y por tanto sería irresponsable interpretar los mismo como un aumento nacional en crímenes de odio del 57%, como han destacado la mayoría de medios.

Aumento o no en estos delitos, lo que sí es un hecho son los vídeos y fotografías que registran los propios ciudadanos británicos en referencia a la actitud de algunos vecinos con respecto a personas extranjeras. Concretamente y como indicaba al inicio, los polacos están en el punto de mira de muchos. Hay que tener en cuenta que el Reino Unido es el país con más inmigrantes polacos, en torno a los 800.000. 

Otros ciudadanos británicos, a través de redes sociales, muestran instantáneas de ataques a otras nacionalidades. Es el ejemplo de este restaurante español situado en Honor Oak que apareció el lunes 27 de junio con este destrozo.

No se sabe si se trata de un delito de odio o una simple acción de vandalismo. Cuanto menos, una  extraña coincidencia.

Más ejemplos de las consecuencias sociales que el referéndum ha dejado sobre el Reino Unido son carteles como el que reza: "Dejamos la UE: no más alimañas polacas”, y que apareció pegado  junto al centro comunitario de Huntingdon, cerca de Cambridge. O "Hemos ganado, ¡mandadlos de vuelta!", puede leerse en una pintada aparecida en Romford, el pueblo donde se registró el mayor número de votos a favor de dejar la Unión Europea, al este de Londres. En Newcastle, el sábado un grupo de ultras del Frente Nacional se paseó por la ciudad con pancartas donde podía leerse: "¡Parad la inmigración! ¡Empezad las repatriaciones!”. En la localidad de Gloucester, un inmigrante polaco llamado Max Fras describió así a The Guardian la escena vivida con su hijo a la entrada de un supermercado de la cadena Tesco: "Un hombre que esperaba en la cola para pagar gritó a todos los demás: 'Esto es Inglaterra ahora. Los extranjeros tienen 48 horas para marcharse’”.

Human Rights Watch ya ha mostrado su preocupación ante lo que consideran ataques xenófobos y abuso en el Reino Unido en la estela de 23 de junio del año 2016 por el referéndum  de permanencia o no en Unión Europea (Brexit).

Human Rights Watch es una organización no gubernamental dedicada a la investigación, defensa y promoción de los derechos humanos.

Los efectos del referéndum en el Reino Unido agrandan el sentimiento nacionalista violento
Comentarios