EE UU y China acercan posturas para evitar “un conflicto, intencionado o no”

El presidente de EE UU, Joe Biden, en una videoconferencia con el líder chino, Xi Jinping. / Casa Blanca.
El presidente de EE UU, Joe Biden, en una videoconferencia con el líder chino, Xi Jinping. / Casa Blanca.

Joe Biden y Xi Jinping se reúnen por videoconferencia y defienden que ambas potencias “deben respetarse mutuamente, coexistir de manera pacífica y colaborar para que ambas naciones se beneficien”.

EE UU y China acercan posturas para evitar “un conflicto, intencionado o no”

La última videoconferencia entre el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y el de China, Xi Jinping, ha concluido sin avances ni acuerdos, pero con la necesidad de acercar posturas para —en palabras del líder norteamericano— evitar “un conflicto, intencionado o no”. Con la relación entre ambos países en su peor momento desde que ambos restablecieron la diplomacia formal, en 1979, los dos hombres más poderosos del mundo se han reunido este lunes, durante tres horas y 42 minutos, para explorar vías para aumentar la “comunicación y la cooperación” entre Washington y Pekín.

“Necesitamos establecer salvaguardas de sentido común, ser claros y honestos donde estamos en desacuerdo y colaborar donde nuestros intereses coinciden”, ha asegurado el mandatario estadounidense, que matizó que es una cuestión de “liderazgo mundial responsable”. Por su parte, Xi ha defendido que China y Estados Unidos “deben respetarse mutuamente, coexistir de manera pacífica y colaborar para que ambas naciones se beneficien”.

Cambio climático, pandemia y Taiwán  

Los líderes han centrado su conversación en temas como el cambio climático o la lucha contra la pandemia, dos asuntos claves que han sido definidos por las partes como “desafíos globales” prioritarios en los que cooperar.  Pero también en Taiwán, el asunto más espinoso en la relación entre ambos países: China reclama su soberanía sobre la isla autogobernada y EE UU, su principal exportador de armamento, ha reafirmado durante años su compromiso de proteger a los taiwaneses si son atacados por China.

“La situación en el estrecho de Taiwán encara una nueva ronda de tensión porque las autoridades taiwanesas han intentado de modo repetido apoyarse en Estados Unidos para la independencia, y algunos en Estados Unidos pretenden utilizar Taiwán para controlar China. Es una tendencia muy peligrosa”, ha insistido Xi en la reunión, según reza el comunicado difundido por el Ministerio de Asuntos Exteriores chino. Pekín “tomará medidas contundentes”, ha advertido el líder chino en relación o un hipotético movimiento hacia la declaración formal de independencia de la isla.

Biden, por su parte, ha planteado la preocupación estadounidense acerca de la situación de los derechos humanos en general y, en concreto, en torno a “las prácticas de China en Xinjiang, Tíbet y Hong Kong”. La tensión entre ambas potencias ha escalado a sus niveles más explosivos a raíz de las últimas incursiones aéreas chinas cerca de Taiwán y de las informaciones de que Washington tiene destinado a un pequeño contingente de militares allí desde hace al menos un año para entrenar a las fuerzas locales. 

“Es de esperar que le deje claro a Biden que China está decidida a lograr su reunificación nacional en un futuro próximo y sin importar el coste. Biden debe sopesar el coste que supone para Estados Unidos respaldar a los secesionistas taiwaneses”, comenta el diario oficial China Daily.

Según la Casa Blanca, el presidente de EE UU también abordó “la importancia de un Indo-Pacífico libre y abierto”, y comunicó “la determinación” de Estados Unidos de cumplir “sus compromisos en esa región”.

Afganistán, Corea del Norte e Irán

Afganistán, Corea del Norte e Irán fueron otros temas centrales en la videoconferencia. En ese sentido, Biden y Xi han acordado colaborar en cuestiones como la energía y el cambio climático, así como “seguir manteniendo estrechos contactos por varias vías para reencauzar las relaciones chino-estadounidenses por el camino de un desarrollo estable y sólido”.

En una conversación que Pekín ha descrito como “franca, constructiva, sustancial y fructífera”, Xi Jinping  ha afirmado que EEUU y China trabajen codo con codo es “un deseo compartido por nuestros dos pueblos y por los de todo el mundo y la misión conjunta que tienen los líderes chino y estadounidense”. “Debemos ser claros y sinceros en lo que estamos en desacuerdo y trabajar juntos en aquello en lo que nuestros intereses coinciden, sobre todo en asuntos globales y vitales””, puntualizó Biden. @mundiario

EE UU y China acercan posturas para evitar “un conflicto, intencionado o no”
Comentarios