El Congreso de EE UU debate si someter a Trump a un segundo impeachment a siete días de dejar el cargo

El líder de la mayoría demócrata en el Congreso de EE UU, Steny Hoyer. / Twitter
El líder de la mayoría demócrata en el Congreso de EE UU, Steny Hoyer, llegando al Capitolio para votar sobre el juicio político a Trump. / Twitter
Este arduo proceso, que podría extenderse hasta la noche de este miércoles, empieza a solo una semana de que Joe Biden asuma el poder. Una mayoría simple será suficiente para activar este juicio político.
El Congreso de EE UU debate si someter a Trump a un segundo impeachment a siete días de dejar el cargo

La mayor potencia mundial sigue escribiendo días para la historia. Por primera vez en la existencia de ese complejo mundo de intereses y decisiones llamado política, un presidente de Estados Unidos podría ser sometido dos veces a un impeachment, y en tan solo un año. La Cámara de Representantes debate, en lo que promete ser una maratónica sesión, la posibilidad de someter al presidente saliente Donald Trump a otro juicio político por su responsabilidad en el ataque al Capitolio ocurrido el pasado 6 de enero. 

“Incitación a la insurrección”. Ese es el delito del que los demócratas acusan al mandatario republicano, a quien solo le quedan 7 días en la Casa Blanca, luego de que una horda de manifestantes, catalogados de ideología extremista, intentaran boicotear el proceso de certificación de Joe Biden como presidente electo. 


Quizás también te interese:

Pence abre la puerta al impeachment: rechaza invocar la Enmienda 25 para destituir a Trump


La facción liberal que está a solo una semana de volver al poder en Washington apura el proceso para impedir que Trump se postule en las elecciones presidenciales de 2024 y bloquear toda posibilidad de que el republicano pueda volver a ejercer un cargo público. El partido de Joe Biden es consciente de que es muy reducido el tiempo para destituir al presidente saliente antes de que expire su mandato el 20 de enero. 

Aun así, el propósito de los demócratas es enviar un mensaje claro y fuerte: todo aquel que se atreva a atentar contra la democracia y el Estado de derecho estadounidense, será castigado con todo el peso de la ley. Tal vez por eso, el juicio político a Trump, aunque no prospere por falta de tiempo y por falta de votos en el Senado, es un acto simbólico con el que los demócratas tratan de reivindicar la solidez de la democracia norteamericana, así como la vigencia de la Constitución. 

Tras las declaraciones de sus más altos representantes, entre ellos, el líder de la todavía minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, todos los demócratas consideran que el juicio político contra Trump es “más necesario que nunca” para que el presidente “no pueda hacer más daño a la democracia”. “Donald Trump no debe permanecer ni un minuto más en la Casa Blanca”, zanjó el veterano político, aliado de la presidenta del Congreso, Nancy Pelosi, quien a su vez es la principal promotora de un posible segundo impeachment contra el presidente. 

En contraste, una mayoría de republicanos ha dicho que el impeachment es “temerario” e “insensato” y que debe ser rechazado “por el bien común”. Este arduo proceso, que podría extenderse hasta la noche de este miércoles, empieza a solo una semana de que Joe Biden asuma el poder, lo que avizora un posible período de inestabilidad y división en caso de que los seguidores de Trump decidan organizarse para crear caos en el acto de juramentación, al cual no acudirá el presidente saliente, sino que en su lugar será el vicepresidente Mike Pence quien le traspase el mando a Biden.

La votación en la Cámara Baja continúa con la mirada puesta en una votación que requiere tan solo una mayoría simple (la mitad más uno de los congresistas) para activar el juicio político. Si pasa, se llevará el artículo (cargo) del que se acusa a Trump hasta el Senado, donde se realiza el impeachment. Esa es la instancia que tiene la decisión final (por dos tercios de los votos) sobre si el republicano podrá seguir como presidente o mantenerse habilitado políticamente para lanzarse a las elecciones de 2024. 

Entretanto, el presidente Trump continúa aislado en la Casa Blanca a la espera de una decisión que podría determinar su futuro político. Este martes, el republicano aseguró que el riesgo de que la 25° Enmienda de la Constitución sea aplicada en su contra es “cero”. Y efectivamente, su aliado y vicepresidente, Mike Pence, rechazó destituir a Trump, con lo cual se abre la puerta para que el magnate se enfrente a un nuevo e histórico juicio político, o al menos un intento. @mundiario

El Congreso de EE UU debate si someter a Trump a un segundo impeachment a siete días de dejar el cargo
Comentarios