5 claves para entender la desgarradora crisis de los niños migrantes en EE UU

Niño migrante en campo de refugio de Estados Unidos. Twitter
Niño migrante en campo de detención en Estados Unidos. / Twitter

Alrededor de 2.800 menores de edad han sido separados de sus familias gracias a la política de tolerancia cero del presidente Donald Trump. ¿Por qué los niños son alejados de sus padres? ¿Cuál es el proceso en la frontera? ¿Por qué se pierden los pequeños? Repasamos cada punto.  

5 claves para entender la desgarradora crisis de los niños migrantes en EE UU

El gobierno del polémico presidente Donald Trump enfrenta una nueva crisis: la desgarradora separación de los niños migrantes de sus familias. Según cifras de las autoridades estadounidenses, alrededor de 2.800 menores de edad han sido alejados de sus padres gracias a la política de tolerancia cero del inquilino de la Casa Blanca.

La cruda realidad de las familias que intentan llegar a la nación norteamericana en busca de un mejor futuro ha conmovido al mundo entero y ha despertado las críticas que acorralan –aún más- al líder republicano.

Veamos algunas claves para entender el asunto:

> ¿Por qué los niños son separados de los adultos en la frontera?

De acuerdo con el diario español El País, no hay ninguna ley que obligue al Gobierno a romper familias. Una realidad que se encuentra totalmente alejada de lo que falsamente ha afirmado el presidente Trump. La política de separación de padres e hijos inmigrantes indocumentados responde, nada menos, que a un cambio de criterio del fiscal general, Jeff Sessions: el famoso “tolerancia cero”.

La “medida”, que fue anunciada el pasado abril, establece que cualquier adulto que trate de entrar a EE UU de forma irregular será considerado un delincuente y por ende será procesado judicialmente como tal, incluso sino tiene antecedentes penales.

Sin embargo, el caso de los pequeños es un tanto más complejo. ¿La razón? Sencilla: los menores no pueden ingresar en prisión. Es por eso que mientras los padres son detenidos y un juez determina si estos son deportados o no, los niños permanecen separados, en tiendas de campaña o en jaulas.

> ¿Cuántos niños han sido separados de sus familias?

Las cifras concretas continúan siendo un misterio. Según estadísticas difundidas por la agencia Associated Press, entre el 19 de abril y el 6 de junio, unos 2.033 niños fueron separados de sus padres al tratar de entrar de forma irregular en EE UU. Por su parte, la agencia Reuters ha asegurado que de octubre de 2016 a febrero de 2018, hubo cerca de 1.800 separaciones.

 

> ¿Qué dice el presidente Trump sobre el asunto?

El magnate neoyorquino ha dejado claro que la culpa de esta terrible crisis no es más que del ala demócrata de la nación. Además, el mandatario ha hecho especial énfasis en la necesidad de que los legisladores encuentren un acuerdo para poder firmar una legislación migratoria más restrictiva. No solo contra la inmigración irregular, sino también contra la legal.

La solución de Trump al problema de los inmigrantes ha sido puesta en evidencia centenares de veces: un fondo de unos 25.000 millones de dólares para sufragar la construcción de un muro en la frontera de México, el fin del programa que amparaba a los llamados dreamers y ahora, al parecer, el drama de los niños separados.

Pese a todo esto, existe algo en lo que el republicano no se equivoca: los tribunales migratorios no han hecho lo suficiente. El País detalla que casi 700.000 casos están atascados en los juzgados de inmigración a la espera de ser resueltos. En 2009, llegaban a 225.000 los casos.

El Gobierno de Trump insiste en que acabará con estos retrasos. Es por ello que para octubre entrará en funcionamiento un sistema de cuotas que requerirá a los jueces que completen 700 casos al año y que menos del 15% de sus decisiones sean devueltas por un tribunal superior, apunta el rotativo español.
Los retrasos son graves. Esta lentitud judicial conlleva a que algunos inmigrantes tengan que esperar varios años en el limbo, hasta que se fije una fecha para el juicio que decidirá si serán deportados o no.

En ese intervalo de tiempo, los afectados son autorizados a estar en libertad supervisada y trabajar en el país para poder tener recursos de subsistencia. Por otra parte, los tribunales limitan a 21 días el tiempo que una madre puede estar con su hijo en un centro de detención. Ahora, al separar a las familias, ese límite ya no existe.

> ¿Qué pasa con los niños al llegar a la frontera?

El protocolo migratorio establece que los menores de edad que llegan solos a la frontera o aquellos han sido separados de sus padres al entrar a la nación norteamericana, pueden pasar un máximo de 72 horas en un centro policial. ¿Y luego de esto, qué? Simple: los pequeños pasan bajo custodia del Departamento de Salud y Servicios Sociales, que debe encontrarle una familia de acogida –preferiblemente algún familiar en el país-. Ahora, mientras todo esto ocurre, el niño vive en un albergue para menores subcontratado por Servicios Sociales, donde está de media 56 días.

Para entender la crisis basta con revisar los números de los centros: actualmente el Gobierno tiene bajo custodia a 11.351 menores inmigrantes en un centenar de centros.

 

> ¿Por qué hay 1.500 niños perdidos? 

Las autoridades de Servicios Sociales han reconocido que han perdido la pista a unos 1.475 niños que habían llegado completamente solos a EE UU. ¿El motivo? Los tutores no contestaron nunca más al teléfono. Las razones son desconocidas. @mundiario
 

 

5 claves para entender la desgarradora crisis de los niños migrantes en EE UU
Comentarios