El chavismo asesta su golpe definitivo a la libertad de expresión en Venezuela

Protestas Venezuela en apoyo a Leopoldo López. / El Universal
Protestas en Venezuela en apoyo a Leopoldo López. / El Universal

La Asamblea Nacional Constituyente ha aprobado una polémica ley que criminaliza a la disidencia, las manifestaciones políticas e incluso los comentarios incómodos en las redes sociales con penas de hasta 10 y 20 años de prisión.

El chavismo asesta su golpe definitivo a la libertad de expresión en Venezuela

Nicolás Maduro ha dejado claro que no está dispuesto a tolerar a quien se plante en su contra. Cualquier opinión o gesto incómodo será pagado caro. El presidente de Venezuela ha aprobado, a través de la Asamblea Nacional Constituyente, su organismo plenipotenciario, una ley que criminaliza toda forma de disidencia en el país caribeño.

Bautizada bajo el nombre de “Ley contra el Odio”, la nueva medida, aceptada por unanimidad  en un foro donde ni un solo representante es opositor, amenaza con penas de hasta de 20 años de cárcel, con el cierre a medios y con la ilegalización de partidos políticos que promuevan “el fascismo”,  o todo lo que los adeptos al gobierno consideren como una incitación al odio. Una ley bastante amplia y ambigua, que claramente busca silenciar a todo aquel que se atreva a contrariar al jefe de Estado y su cúpula.

De hecho, la solicitud de aprobación de la polémica legalidad fue realizada expresamente por Maduro, escudándose en el hecho de que el “odio” y la “incitación” de la oposición fue el detonante de la ola de protestas antigubernamentales que sacudieron el país caribeño entre abril y agosto de este año, y dejaron alrededor de 120 muertos.

En ese sentido, esta llamada “Ley contra el Odio” promete poner freno a las protestas conocidas en Caracas como guarimbas, a los escraches, a las manifestaciones políticas, e incluso amenaza con limitar –aún más– la libertad de los medios de comunicación venezolanos para informar.

Desde ahora están prohibidas las fotografías impactantes en las tapas de los diarios, los titulares incómodos, las opiniones y críticas de los periodistas, de los llamados influencers y también de los ciudadanos comunes que se viralicen en las redes sociales. En esta línea la ANC ha sido bastante tajante: los medios digitales serán bloqueados si no se ajustan a las nuevas disposiciones y los dueños de los medios que no se avengan a lo establecido se exponen a sanciones de hasta el 4% de sus ingresos fiscales brutos en el ejercicio anterior al periodo en que ocurran los hechos, reseña Efe, la agencia oficial española.

Asimismo, la disposición amenaza a los partidos políticos de oposición, prohibiendo e inhabilitando para las elecciones a aquellos representantes que “traspasen la línea de lo correcto”. “Venezuela pone hoy esta ley a disposición del mundo. No exportamos solamente petróleo, queremos exportar paz, amor, tolerancia en un mundo gravemente amenazado con los poderes imperiales. Nosotros vamos ahora a exportar la paz para el mundo”, afirmó la presidenta de la Constituyente y excanciller de la República, Delcy Rodríguez.

Por su parte, los representantes de la oposición han condenado la aprobación de la nueva ley. A juicio del Colegio Nacional de Periodistas de Venezuela (CNP) este texto “sólo legitimará la censura y criminalizará la opinión”. Una cruzada que ya había emprendido el fallecido presidente Hugo Chávez, que desde su llegada al poder en 1999, según cifras oficiales, se llevo por delante a unos 148 medios de comunicación.

Está claro que Nicolás Maduro no está dispuesto a echar abajo el legado de su “padre”. El alumno supera al maestro y de esta forma el chavismo asesta su mayor golpe a la libertad de expresión en Venezuela. Al mejor estilo de las grandes dictaduras. @mundiario 

El chavismo asesta su golpe definitivo a la libertad de expresión en Venezuela
Comentarios