Llamarse Artur no tiene más importancia ni en septiembre

Artur Mas.
Artur Mas.

Me proponía no escribir ni del 11S ni del 27S... Pero de pronto caigo en la cuenta de que la fecha es más que oportuna. Al final les revelaré por qué, avanza este articulista.

Llamarse Artur no tiene más importancia ni en septiembre

Me proponía no escribir ni del 11S ni del 27S... Pero de pronto caigo en la cuenta de que la fecha es más que oportuna. Al final les revelaré por qué, avanza este articulista.

Me proponía no escribir ni del 11S ni del 27S, sencillamente porque, después de haber comentado algunas cosas hace poco tiempo, aconsejo a todos los articulistas que esperen hasta el día siguiente de las elecciones catalanas. Pero de pronto caigo en la cuenta de que la fecha es más que oportuna. Al final les revelaré por qué.

Las aguas turbulentas de la eterna cuestión siempre parece que nos van a precipitar rápido abajo.

Al final, una y otra vez, se sale a flote, hasta el próximo deporte de riesgo.

Ay, “quién nos viera” poseer la ironía británica o el criticismo franco-canadiense.

Por otra parte una de las reformas legislativas que deberían promulgarse universalmente. sería establecer un Gobierno provisional no partidario al menos dos meses antes de toda elección, con lo que nos evitaríamos la descarada utilización de las televisiones públicas por el partido en el poder.

Pero, a lo que íbamos.

Hoy, 1 de septiembre cuando escribo. es el día de un santo que apenas conoce nadie excepto quienes estamos de onomástica, nuestros familiares y allegados, aunque estas cosas ya no se celebren.

Claro que no todos los Arturo nos apellidamos Schopenhauer.

Tampoco somos yankees en la corte de Arturo, rey de reyes verdaderamente míticos.

Aun así, felicitació, Artur Mas.

    

Llamarse Artur no tiene más importancia ni en septiembre
Comentarios