Al cumplirse un siglo de la Revolución Rusa y de Fátima, ya no bajan de los cielos a María

El Papa y la Virgen de Fátima ante un crucifijo. / Foros de la Virgen María
El Papa y la Virgen de Fátima ante un crucifijo. / Foros de la Virgen María

Vuelta Rusia a la iglesia Ortodoxa, embalsamada como Lenin la Unión Soviética, siendo Papa un argentino, y aunque socialistas y comunistas gobiernan Portugal, dejan en los cielos a María.

Al cumplirse un siglo de la Revolución Rusa y de Fátima, ya no bajan de los cielos a María

Pero por si algún padre escondía en la manga de su batina el puñal que puso en peligro la vida de Pablo VI, Portugal cerró fronteras con España.

Un siglo ya de la inútil Revolución bolchevique de 1917.

¿Quién nos lo iba a decir, digamos hasta 1967, apenas un año antes de la agostada primavera del “socialismo de rostro humano”?

 Aún habían de pasar más de 20 años hasta el derrumbe de sólo uno de los Muros por caer.

 De momento histórico confórmense con la “reality” de los enredos sociales de cuyas capturas están hinchándose los ciberatracadores.

Retrotrayéndonos de nuevo a la “aparición”. diez años antes la República había destronado al último rey luso, Manuel II, pero las fuerzas muertas se pusieron a repetir golpecito tras golpecito, para que, en 1926, el presidente Carmona facilitase la ascensión de su ministro de Economía a la dictadura de la Gestapito, la PIDE.

Puesto a fingir neutralismos como el “Caudillo” del Pacto Ibério, Salazar tendió una explanada calco a medias de la del Nuremberg del “Triunfo de la voluntad” nazi.

Quizá por eso -100 años más tarde- en mi Ourense natal, donde se alza un pastiche todavía más horrendo que el de Fátima, madres y abuelas cubrieron de cravos la imagen de la Señora,  en involuntario mea culpa por el oportuno “milagro” de los pastorcitos, el sábado canonizados por la sabia labia de Jorge Francisco.

Portugal, con su gobierno de izquierdas, su Eurocopa y, también el 13 de Maio, su Eurovisión saudosa de fados.

Portugal, “de moda”, como podría estarlo la Galiza.

Al cumplirse un siglo de la Revolución Rusa y de Fátima, ya no bajan de los cielos a María
Comentarios