Castillo espanta a los perfiles moderados al nombrar a ministros del ala radical de la izquierda

El presidente Pedro Castillo y el flamante primer ministro Guido Bellido. / Presidencia.
El presidente Pedro Castillo y el flamante primer ministro Guido Bellido, quien es procesado por apología al terrorismo. / Presidencia.
El presidente de Perú designa como primer ministro a un congresista de su partido que viene siendo investigado por apología al terrorismo. Técnicos moderados deciden alejarse del Gobierno. 
Castillo espanta a los perfiles moderados al nombrar a ministros del ala radical de la izquierda

A pesar de que su discurso de investidura fue conciliador, Pedro Castillo cometió un serio retroceso este jueves. El presidente de Perú eligió a personajes del ala dura y radical de la izquierda como miembros de su primer Gabinete de ministros. Esta situación ha provocado que técnicos moderados que le apoyaron en la segunda vuelta contra la conservadora Keiko Fujimori se alejen por discrepancias programáticas. 

Como primer ministro fue designado Guido Bellido, izquierdista que es muy cercano a Vladimir Cerrón, el dueño del partido marxista-leninista bajo cuyas siglas se presentó el mandatario a las elecciones. El nombramiento de Bellido, quien es parlamentario y licenciado en Ingeniería, ha generado polémica porque actualmente afronta una investigación fiscal por el presunto delito de apología al terrorismo. 

En abril, durante una entrevista a un medio de comunicación de Cusco, Bellido justificó las acciones genocidas que la organización terrorista Sendero Luminoso cometió en la década de los ochenta en Perú. “El país estaba en un desastre, hubo peruanos que equivocadamente tomaron un camino, ¿son peruanos o no? Por eso tienen sus derechos. ¿Qué tienes contra los senderistas?”, dijo. 

Otras expresiones polémicas, pero con un contenido homófobo y misógino de Bellido en sus redes sociales, se dieron a conocer en los medios de comunicación. El parlamentario se ha hecho conocido en los últimos días por sus declaraciones a favor del masivo consumo de la hoja de coca poniendo como ejemplo a Bolivia durante la época de Evo Morales y no considera que Cuba sea una dictadura. 


Quizás también te interesa:

Pedro Castillo promete una serie de reformas para unir al Perú


Bellido no estaba dentro de la baraja de nombres para ser primer ministro. El exparlamentario Roger Nájar, otro político de la facción radical de la izquierda peruana, era el favorito a ocupar la cartera. Sin embargo, su posible nombramiento había una serie de críticas. Sus problemas legales con la justicia por el impago de la pensión de su hija, que tuvo con una adolescente de 14 años cuando él tenía 30, le restaron posibilidades. 

El primer nombramiento del presidente Castillo ha generado un terremoto político. Colaboradores moderados como Julio Arbizu y Ronald Gamarra, dos juristas reconocidos que lo defendieron de las acusaciones de presunto fraude lanzadas por los sectores que apoyaron a Keiko Fujimori, hicieron público sus críticas en sus redes sociales. 

“Primer error grave del Gobierno, nombrar como premier a una persona que en lugar de afirmar alianzas y consensos conseguidos los espanta. Esto más allá de las declaraciones homofóbicas que acabo de leer y son inaceptables. Espero que se recapacite el rumbo tomado”, escribió Arbizu en Twitter. “Mal, presidente Castillo”, añadió Gamarra. 

PRIMERAS DIFERENCIAS

El desencuentro de Castillo con sus aliados se ha hecho notar en la designación de los demás ministros. Cuatro de las 19 carteras están lideradas por otras formaciones de izquierda, entre las que se encuentran el movimiento Nuevo Perú de la excandidata presidencial Verónika Mendoza. Al cierre de la jornada no se llegó a oficializar a los ministros de Economía y Justicia. En el primer cargo se voceaba al economista Pedro Francke.

Durante semanas, Francke se reunió con las embajadas y los empresarios para asegurarles que Perú no expropiaría empresas ni estatizaría su economía, como había insinuado Castillo en campaña.  Era una figura que provocaba seguridad de las inversiones extranjeras en el país sudamericano. Con el perfil radical del nuevo gabinete, su participación ha quedado en suspenso. 

La oposición en el Congreso no ha adelantado su posición frente al primer gabinete de Castillo, quien busca instalar una Asamblea Constituyente con el objetivo de redactar una nueva Carta Magna. Se avecina, no obstante, un choque de poderes que sin duda golpeará a Perú cuando pasa por una grave crisis económica y social por la pandemia de la Covid-19. @mundiario

Castillo espanta a los perfiles moderados al nombrar a ministros del ala radical de la izquierda
Comentarios