¿Benefician o perjudican a Rajoy las declaraciones de Cascos y de Arenas al juez?

Javier Arenas, a la derecha, a su salida del juzgado.
Javier Arenas, a la derecha, a su salida del juzgado.

Javier Arenas y Francisco Álvarez Cascos admiten su falta de control en las donaciones al Partido Popular, pese a los muchos millones recibidos siendo ellos los secretarios generales.

¿Benefician o perjudican a Rajoy las declaraciones de Cascos y de Arenas al juez?

Javier Arenas y Paco Cascos, exsecretarios generales del PP, admitieron ante el juez Pablo Ruz su falta de control en las donaciones al PP y descargaron en Bárcenas y Lapuerta toda la responsabilidad pero se encontraron con que en la misma sede judicial un exgerente del partido reconoció haber cobrado en negro de la caja B.

¿Perjufican o benefician a Mariano Rajoy las declaraciones de Cascos y Arenas? Habrá que verlo. O, mejor dicho, habrá que ver qué piensa el juez Ruz.

Si hubo financiación ilegal del PP con donaciones prohibidas de empresarios que contrataban con la Administración fue culpa de los extesoreros Álvaro Lapuerta y Luis Bárcenas. Según el diario El País, esta es la tesis que defendieron ayer Francisco Álvarez-Cascos y Javier Arenas, secretarios generales del PP entre 1990 y 2002, en su declaración como testigos ante el juez Pablo Ruz.

Pese a ser los máximos responsables del PP, Arenas y Cascos dicen que no tuvieron ningún control sobre los 67 millones de euros en donativos que recibió la formación esos años. Ambos negaron haber cobrado sobresueldos de la caja B, según la versión facilitada por abogados que asistieron al interrogatorio.

Pero no se acabó ahí todo. Cristóbal Páez, gerente y tesorero del PP entre 2008 y 2010, admitió al juez que cobró dos sobresueldos de 6.000 euros cada uno de la caja B que le entregó Álvaro Lapuerta. Es el sexto dirigente del PP que reconoce los cobros que Bárcenas reflejó en su cuaderno. Páez aseguró que custodió los papeles de Bárcenas por el miedo del entonces tesorero a un registro policial. Y que entre la documentación que le dejó pudo ver facturas y recibís de los supuestos donantes.

En su comparecencia parlamentaria del primero de agosto, Rajoy dijo que la declaración de “remuneraciones complementarias por razones del cargo” eran “una responsabilidad individual”. Sin embargo, como advierte el diario de Prisa en un editorial, el partido no está libre de la responsabilidad de efectuar la retención correspondiente a la totalidad de los ingresos, incluyendo los sobres marrones de los que habló Bárcenas. Y es ahí donde, precisamente, resulta muy reveladora esa falta de control a la que aludieron ayer los ex secretarios generales, y donde se refuerza la sospecha de prácticas presuntamente ilegales.

¿Benefician o perjudican a Rajoy las declaraciones de Cascos y de Arenas al juez?
Comentarios