La batalla de Donald Trump por mantener viva su campaña sufre un nuevo revés

Donald Trump. / La Jornada
Donald Trump. / facebook.com

Donald Trump ha advertido el pasado lunes de que si se hacen públicos más videos comprometedores sobre su persona en lo que resta de la campaña tomará represalias.

La batalla de Donald Trump por mantener viva su campaña sufre un nuevo revés

Donald Trump ha salido "medio vivo", si se admite la expresión, de su segundo debate presidencial contra Hillary Clinton, pero ello no significa que ya haya visto la lona del todo. Lo que sí comienza a acumularse, son problemas. Trump busca en este momento el amparo en sus seguidores incondicionales para lograr contrarrestar el rechazo y las deserciones que ha inspirado su figura dentro del Partido Republicano.

Esta vez es Paul Ryan, representante por Wisconsin, y líder republicano en el Congreso, el que ha decidido romper con el magnate. Trump también niega las proyecciones de las encuestas. A ello se suma el hecho de que en las últimas encuestas Hillary Clinton tiene la ventaja, misma que se disparó de 3 a 11 puntos tras la filtración de un video en el que se puede observar a Trump realizando comentarios ofensivos respecto a las mujeres. 

Al respecto Clinton ha opinado que, “Ha faltado el respeto y denigrado a los afroamericanos y latinos, a los musulmanes y prisioneros de guerra, a los discapacitados y a los inmigrantes. Insulta a todo el mundo por igual”. El desgaste que ha mostrado Trump en este sentido ha provenido casi siempre de sus propias declaraciones, erradas en unos casos, muy desafortunadas en otros. El video sólo vino a reforzar esa imagen negativa. 

Aún así el candidato republicano quiere mandar el mensaje de que aún le queda músculo en esta elección. “Tenemos multitudes como ésta en todos los sitios, en Ohio, en Florida. Nos va muy bien. Tenemos un mitin en Florida en el que esperamos al menos 25.000 personas. Nos acaban de decir que es imposible que vayamos 3 puntos por detrás. Hasta las encuestas están amañadas. Os lo digo, vivimos en un sistema corrupto”, ha dicho Trump.

Restando un mes para el gran momento, a Trump le quedan pocos amigos, en el electorado, y también dentro de su propio partido. Los analistas consideran que salvo una catástrofe de campaña en el bando de Hillary Clinton, el destino de esta elección está sellado desde hace tiempo, y los Estados Unidos podrían ver a la primera mujer Presidente de su historia. 

 

La batalla de Donald Trump por mantener viva su campaña sufre un nuevo revés
Comentarios