Apoyo inquebrantable de España a Ucrania

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, durante el encuentro que han mantenido en La Moncloa. / Borja Puig de la Bellacasa del Pool Moncloa.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, en La Moncloa. / Borja Puig de la Bellacasa del Pool Moncloa.

España suministrará armas a Ucrania por un valor récord de 1.100 millones de euros, lo cual incluye una amplia gama de equipos militares que van desde misiles Patriot hasta carros de combate Leopard.

Apoyo inquebrantable de España a Ucrania

En un momento crítico de la guerra en Ucrania, la visita del presidente Volodímir Zelenski a Madrid ha marcado un hito en las relaciones bilaterales y en el compromiso de España con la defensa de la soberanía ucraniana. El Gobierno español, encabezado por Pedro Sánchez, ha otorgado a Zelenski los máximos honores y ha firmado un acuerdo de seguridad que garantiza a Kiev un suministro de armamento y munición de fabricación española por más de 1.100 millones de euros. Este acuerdo representa la mayor ayuda militar que España haya proporcionado a otro país en su historia democrática.

La recepción de Zelenski por el Rey de España subraya la trascendencia de esta visita y ratifica el firme compromiso de España de mantener su apoyo "hasta que cese este ataque no solo contra Ucrania, sino contra la comunidad internacional en su conjunto". Este décimo acuerdo internacional de Ucrania, impulsado por una recomendación del G-7 y patrocinado financieramente por la Unión Europea, no solo proporciona la ayuda militar urgente necesaria para contrarrestar la ofensiva de primavera lanzada por Putin, sino que también fortalece las relaciones entre los aliados atlánticos y su futuro socio en la OTAN.

El mensaje de unidad y apoyo de los aliados, ahora reforzado por España, se dirige directamente a Rusia en un momento en que intensifica sus bombardeos sobre objetivos civiles. Este respaldo asegura a Ucrania que no estará sola mientras enfrente la agresión rusa, incluso ante la posibilidad de un cambio en la Casa Blanca que pueda alterar la política exterior de Estados Unidos.

El acuerdo firmado entre España y Ucrania, con una vigencia de dos años prorrogables a tres, no es un tratado bilateral sino un memorándum de entendimiento. Según Pedro Sánchez, esta formalidad no disminuye el compromiso político del acuerdo. Sin embargo, esta decisión evita llevar la cuestión al Congreso de los Diputados, evitando así exponer las divergencias con su socio de coalición, Sumar, y el debate con una oposición que convierte cada tema en una confrontación esencialista.

Un firme compromiso con la justicia y la paz

Este enfoque resalta un déficit en la democracia parlamentaria, que a menudo se centra en debates irrelevantes para la confrontación política en lugar de construir consensos en temas de Estado. La política exterior, especialmente, requiere del debate público y la deliberación democrática. Aunque Pedro Sánchez ha invertido considerable esfuerzo en esta área, ha faltado en grandes debates parlamentarios y en la oferta de consensos que debería liderar el Ejecutivo.

El Gobierno de coalición ha logrado eficacia a costa de evitar disensos en temas sensibles, manteniendo la política exterior concentrada en manos del presidente. Esto ha permitido avances, pero no ha evitado que afloren divisiones dentro de la coalición y con la mayoría de investidura, además de eludir la necesaria oferta de acuerdo al Partido Popular en cuestiones que requieren continuidad de Estado. Esta falta de debate y transparencia debilita las posiciones multilateralistas de España en defensa de la legalidad internacional, tanto ante la invasión rusa de Ucrania como ante las acciones desproporcionadas de Israel en Gaza, dos conflictos igualmente injustos.

En conclusión, la visita de Zelenski y el acuerdo de seguridad firmado con España reflejan un firme compromiso con la justicia y la paz, aunque también exponen las tensiones internas y la falta de transparencia en la política exterior española. Es un recordatorio de que la construcción de consensos y la deliberación democrática son esenciales para fortalecer la posición de España en el escenario internacional y para honrar los valores que defiende. @mundiario

Comentarios