Falsas creencias más populares sobre los colores del vino

maksym-kaharlytskyi-3uJt73tr4hI-unsplash (1)
Vino. / Maksym Kaharlytskyi en Unsplash.
¿Qué hay de verdad en el color del vino? ¿Realmente nos da tanta información como se dice comúnmente?
Falsas creencias más populares sobre los colores del vino

El color y la opacidad de un vino nos dan muchas pistas sobre el estilo de vino que vamos a disfrutar. La mayoría de los lugares en los que solemos disfrutar del vino son demasiado oscuros para observar un vino, como un restaurante con poca luz o, una sala de oficina iluminada por la pantalla de un ordenador a las 2 de la madrugada. 

Contamos con la colaboración de Pedro Martinez, editor del portal Disfruta el Vino para que nos ayude a entender mejor este aspecto del vino.

“En cuánto al color del vino, si observas el color del en un entorno más científico con una iluminación limpia (y un fondo blanco) verás cómo los colores de los vinos tintos son sustancialmente diferentes entre sí”, nos comenta Pedro.

Aprender a identificar los colores del vino tinto te ayudará a convertirte en un maestro de la cata a ciegas.

El color del vino nos indica la edad, la variedad de la uva, la densidad del sabor, la acidez y mucho más. Comparando los diferentes colores que se encuentran en varios vinos tintos se puede aprender a identificar un vino con solo mirarlo.

A continuación vamos a ver qué aspectos necesitas examinar para valorar el color de un vino:

Opacidad

¿Qué grado de opacidad tiene el vino? ¿Se puede leer un texto a través del vino o es tan oscuro que apenas se puede ver la luz a través de él? La opacidad de un vino puede indicarnos qué tipo de uva se utilizó para su elaboración y también puede indicarnos la edad de un vino. 

Un vino opaco también puede estar sin filtrar y tendrá un aspecto brumoso (es decir, más opaco). Este tipo de estilo es habitual en los vinos italianos, en los que el bodeguero no filtra el vino intencionadamente para mantener las texturas ricas y el sabor más dinámico del vino.

Color

El color principal del vino es hacia el centro. De nuevo, el valor del color puede indicar la edad del vino. Los vinos comerciales y de valor tienden a perder su pigmentación de color mucho más rápidamente (2-4 años) mientras que un vino que está diseñado para envejecer tarda entre 10 y 14 años en empezar a cambiar de color. 

Según nos comenta Pedro, los vinos que tardan en cambiar de color también tardan en desarrollarse y saben mejor después de años almacenados en una bodega.

Un vino con uva de Cabernet Sauvignon, por ejemplo, es casi opaco pero no tanto como el Syrah. A una edad temprana los colores son rubí oscuro en el centro hasta un borde teñido de magenta. El Cabernet no se tiñe de naranja a una edad temprana y tarda en desarrollar el aspecto de un vino más viejo (es decir, color pálido, teñido de marrón/naranja y una amplia variación en el borde). La intensidad del color del Cabernet varía en función de la elaboración del vino y del clima. 

“En un clima más frío, como el del Estado de Washington o el de Burdeos en Francia, el cabernet sauvignon es más pálido y contiene menos pigmentos.” añade Pedro.

Una vez más, el enólogo puede manipular estos resultados dejando que los hollejos de la uva se empapen más tiempo en el vino para producir un color más profundo y rico. En mi experiencia, los vinos de cabernet sauvignon de color más claro y menos denso tienden a tener una mayor acidez. Un cabernet más opaco suele indicar una región de cultivo más cálida, como California o Italia.

Intensidad del color

¿Cómo de intenso es el color del vino? ¿Es pálido con muy poco pigmento o mancha los lados de la copa? Este indicador le dirá si el vino es de estilo más ligero/denso. Los vinos con colores más intensos tienden a ser más atrevidos y a tener taninos más altos. 

Así podemos distinguir entre las botellas de crianza y reserva, siendo los vinos más jóvenes, los crianza, aquellos que tienen un tono más suave, generalmente más rojizo.

Cuanto más tiempo mantenga el viticultor los hollejos de las uvas en contacto con el zumo durante la elaboración del vino, más oscuro e intenso será el color del mismo. Sin embargo, junto con los hollejos (que añaden un color intenso), también hay semillas de uva (pepitas) y raspones que añadirán cantidades crecientes de tanino a un vino. Un exceso de tanino puede hacer que un vino sea amargo y demasiado seco. Los toques de azul en el borde de la copa suelen indicar un pH más alto.

Colores secundarios

Son los otros matices de color en una copa. En los vinos blancos hay toques de verde o paja. En los vinos tintos puede haber toques de naranja, marrón, magenta o ladrillo. Los colores secundarios se encuentran normalmente en el borde del vino a medida que se acerca al borde de la copa.

Variación del borde

Una amplia variación en el borde de un vino puede indicar que se trata de un vino más viejo, mientras que una variación muy estrecha en el borde puede indicar que se trata de un vino muy joven. 

“Un ligero matiz azul en el borde de un vino tinto indica una mayor acidez.” añade Pedro. @mundiario

Falsas creencias más populares sobre los colores del vino
Comentarios