El nuevo Gobierno de Portugal supera su primer obstáculo parlamentario

Luís Montenegro en su toma de posesión como primer ministro de Portugal. / RR.SS
Luís Montenegro en su toma de posesión como primer ministro de Portugal. / RR.SS
El Ejecutivo de Luís Montenegro ha conseguido salir airoso de las mociones contra su programa de gobierno gracias al apoyo de la derecha, los liberales y los ultras de Chega.
El nuevo Gobierno de Portugal supera su primer obstáculo parlamentario

El nuevo Gobierno portugués encabezado por Luís Montenegro, del Partido Social Demócrata (PSD), ha recibido la aprobación necesaria para comenzar su mandato tras superar las mociones de rechazo presentadas por el Bloco de Esquerda (BE) y el Partido Comunista Portugués (PCP) en la Asamblea de la República a su programa de gobierno. Estas iniciativas fueron derrotadas debido al respaldo de la coalición que sustenta al Gobierno, la Alianza Democrática (AD), con el apoyo adicional de la ultraderecha de Chega e Iniciativa Liberal.

A pesar de obtener el visto bueno, Montenegro se enfrenta a desafíos considerables debido a su estrecha mayoría parlamentaria, lo que lo deja dependiente de la oposición para aprobar legislaciones importantes en la Cámara. El Partido Socialista optó por la abstención, distanciándose así del resto de la izquierda. Pedro Nuno Santos, líder socialista, ha dejado claro que esta abstención no implica un apoyo incondicional al Gobierno y que no respaldarán medidas que consideren un retroceso social.

Las críticas hacia Montenegro por su falta de diálogo y su precaria mayoría han sido evidentes. La incorporación de 60 medidas de la oposición al programa de Gobierno, aunque de poca relevancia y no negociadas, refleja la tensión en el hemiciclo. Montenegro, por su parte, ha instado a los parlamentarios a permitir que el Gobierno trabaje y ha desafiado a la oposición a presentar una moción de censura si no están de acuerdo con su gestión.

La estrategia de Montenegro se centra en aprobar medidas a corto plazo que muestren un cambio político tras años de Gobierno socialista y en evitar votaciones parlamentarias siempre que sea posible. Su negativa a aprobar un Presupuesto rectificativo, que debe ser votado en la Cámara, indica su intención de gobernar bajo la herencia económica dejada por el equipo anterior.

André Ventura, líder de Chega, criticó a Montenegro por su postura hacia el presupuesto y lo instó a abandonar la agenda socialista de "impuestos máximos y servicios mínimos". Ventura también abordó temas de inmigración y seguridad, exigiendo cambios en las políticas de nacionalidad y fronteras.

El Gobierno abandonó la sala tras la votación, sin escuchar los discursos finales del Bloco de Esquerda ni del PCP. La líder del BE, Mariana Mortágua, reprochó al Gobierno por su falta de innovación en el programa, mientras que el portavoz parlamentario del Bloco, Fabián Figueiredo, lo calificó como un programa para una minoría privilegiada y llamó al Gobierno a respaldar el reconocimiento del Estado palestino, en línea con la iniciativa del presidente español, Pedro Sánchez.

La aprobación del Gobierno portugués marca el inicio de una nueva etapa política en Portugal, caracterizada por una estrecha mayoría y desafíos significativos en un contexto europeo cambiante. @mundiario

Comentarios