Los conservadores ganaron las legislativas de Irán con una abstención récord

Bandera de Irán. / Pixabay.com
Bandera de Irán. / Pixabay.com

El partido del presidente Raisí obtiene una victoria sin sorpresas ante unos comicios con la participación más baja desde la revolución islámica, reflejando el hastío de los ciudadanos.

Los conservadores ganaron las legislativas de Irán con una abstención récord

Irán ha anunciado oficialmente este lunes los resultados de las elecciones legislativas celebradas el pasado viernes, donde los conservadores mantuvieron la holgada mayoría en el Parlamento, asegurando 232 de los 290 escaños. La Comisión Electoral informó que 245 de los escaños en juego fueron decididos en primera vuelta, con la mayoría de ellos obtenidos por candidatos conservadores, según la agencia oficial IRNA. Estas elecciones se caracterizaron por la participación más baja en la historia de la República Islámica, con solo el 41% de los 61 millones de electores iraníes ejerciendo su derecho al voto, en comparación con el 70% en elecciones anteriores.

La falta de sorpresas en los resultados no es inesperada. Solo alrededor de 30 candidatos considerados moderados o reformistas lograron superar la selección previa del Consejo de Guardianes, mientras que la gran mayoría fue descalificada. El Consejo de Guardianes, compuesto por 12 miembros designados por el líder supremo, Ayatolá Alí Jameneí, y seis elegidos por el jefe del poder judicial, desempeña un papel crucial en la selección de candidatos.

El Frente de la Reforma, que representa a varias organizaciones reformistas, optó por no participar en las elecciones, calificándolas de "sin sentido y no libres". Además, figuras prominentes como la ganadora del premio Nobel de la Paz de 2023, Narges Mohammadi, instaron al boicot electoral.

El ministro del Interior, Ahmed Vahidi, reveló que el 5% de los votos fueron nulos, aunque algunos medios locales citados por Reuters sugirieron que el número de votos anulados podría llegar al 30%. En algunas circunscripciones, donde los candidatos no alcanzaron el 20% de los votos, se celebrarán segundas vueltas en abril.

El profesor Luciano Zaccara de la Universidad de Qatar señaló que, aunque los reformistas estaban ausentes, las elecciones no fueron una competencia entre facciones conservadoras. Destacó que estas elecciones se centraron en la distribución del poder dentro de los conservadores.

La baja participación se produce después de las protestas en 2022, desencadenadas por la muerte de Mahsa Yina Amini bajo custodia policial. Estas manifestaciones, reprimidas con violencia, reflejaron el descontento popular y la difícil situación económica del país, con una inflación del 56%.

A pesar de la baja participación, el presidente Ebrahim Raisí afirmó que los comicios representaron un rechazo al "frente antihumanista de la arrogancia", en referencia a Occidente. Estos resultados consolidan el poder de los conservadores en un momento crucial, cuando se debe elegir al sucesor del líder supremo, Ayatolá Jameneí.

La falta de representatividad en las elecciones, con la exclusión de figuras como Hasán Rohaní, sugiere una disminución en la base ideológica de la élite política iraní, según los expertos, este proceso ampliaría la brecha entre el Estado y la sociedad iraní, erosionando aún más la legitimidad del régimen y sus instituciones. @mundiario

Comentarios