Cuatro normas de belleza reales que Meghan Markle ha roto

Meghan, duquesa de Sussex. Pinterest.
Meghan, duquesa de Sussex. / Pinterest.

La duquesa de Sussex se ha convertido en un icono del estilo y la belleza caminando por la línea floja entre seguir siendo ella misma y respetar las normas reales. Hasta ahora, la esposa del príncipe Harry ha logrado salirse con la suya sin despertar críticas.

Cuatro normas de belleza reales que Meghan Markle ha roto

Desde que se comprometió con el príncipe Harry, Meghan Markle empezó a acompañarle durante los actos reales a pesar de no ser parte de la realeza, algo nada habitual en cuanto a protocolo se refiere. Desde entonces, la exactriz prácticamente se ha saltado un sinfín de normas y ha hecho cosas sorprendentes como viajar en el tren real con la reina Isabel II o vivir en Kensington Palace antes de la boda.

Ahora bien, la duquesa de Sussex llegó rápidamente a la realeza, por lo que aún se está adaptando a las normas y protocolos que rigen a la familia real. Meghan de Sussex hasta ahora ha logrado caminar en la línea floja que navega entre mantener su estilo y adaptarse a las normas, una cuestión de la que se ha valido para saltarse algunas normas de belleza que presentamos a continuación:

1. Moño despeinado: aunque los veamos a cada rato en las redes sociales y en la calle, el moño de bailarina no era una posibilidad para algún miembro de la realeza… hasta que llegó Meghan. Prácticamente fue un habitual desde que empezó a acompañar al príncipe Harry en los actos públicos y no nos cansamos de verla. No es algo común ese pequeño signo de rebeldía entre las royals, ni siquiera para las siempre interesantes princesas Eugenia y Beatriz de York.

 

2. Brillo labial: la duquesa de Sussex asistió a la cena navideña en Sandringham House sin casarse. En dicha ocasión, los medios lograron captar a Meghan durante su llegada, donde le vio luciendo un maquillaje muy natural como es común, pero lo que sorprendió a las revistas especializadas fue que la duquesa llevaba brillo labial, el mismo que las royals suelen evitar por los peligros que representa.

3. Contouring: durante su aparición en el servicio oficial de Navidad, Meghan llegó junto al príncipe Harry luciendo espectacular. Aunque suele utilizar poco maquillaje, en esta ocasión la exactriz se encargó de llevar un poco más de contouring en las mejillas, una cuestión que pudo haberle jugado una mala pasada y parecer exagerada, pero no fue así, porque con los tonos que eligió en esa ocasión, nos dejó más que encantados de los pies a la cabeza.

4. Maquillaje de ojos: la duquesa se decanta por llevar un maquillaje de ojos ahumados, algo acentuados. Esto ocurre desde antes de que se casara con el príncipe y parece ser que no cambiará próximamente ya que sigue llevando ese tipo de maquillaje, aunque eso sí, ya suele disimularlo un poco más. @mundiario

 

 

Cuatro normas de belleza reales que Meghan Markle ha roto
Comentarios