Mary de Dinamarca luce una de las ‘joyas de la Corona’ para celebrar sus 50 años

Mary, princesa heredera consorte de Dinamarca. / Casa real danesa.
Mary, princesa heredera consorte de Dinamarca. / Casa real danesa.

La princesa heredera consorte protagoniza una serie de fotografías oficiales junto al príncipe Federico. Ella luce sensacional con un vestidazo semitransparente.

Mary de Dinamarca luce una de las ‘joyas de la Corona’ para celebrar sus 50 años

Mary de Dinamarca cumplirá el próximo 5 de febrero sus 50 años de vida. Para celebrarlo la Casa real danesa ha presentado una serie de fotografías oficiales donde ella aparece junto a su esposo, el príncipe heredero Federico. En las imágenes la princesa consorte lucen sensacional con un vestidazo semitransparente de pedrería, pero lo que no podemos dejar de ver es la hermosa tiara de rubies del ‘joyero real’.

El vestido con el que posa Mary es en color azul celeste que destaca por los hermosos detalles en pedrería y por sus semitransparencias. Es un diseño de falda larga y manga media creado en exclusiva para la heredera por el diseñador danés Lasse Spangenberg.

Mary de Dinamarca lleva su cabello en un cuidado recogido para hacer destacar la joya que le ha hecho brillar desde que se convirtió en princesa. Como pasa con toda monarquía, una vez te conviertes en princesa, necesitas de una tiara que lucir. En Reino Unido, la reina Isabel II hace lo propio prestando sus alhajas a sus nietas políticas o nueras. Pero en Dinamarca hay ciertas joyas exclusivas que solo la reina puede lucir y también es ella quien determina qué otras joyas serán prestadas.

Cuando la australiana se casó con el príncipe Federico hay una joya especifica que la reina Margarita II cedió a Mary de forma exclusiva. Se trata de la tiara de rubíes de inspiración floral. La preciosa joya recrea hojas de grosella en diamantes y rubíes. Es una creación que la princesa ha llevado en numerosos actos y que no deja indiferente a nadie.

 

Una tiara con historia

La pieza ha pasado por varios países, de Francia a Suecia y de allí hasta Dinamarca. Su dueña original fue la francesa Desirée Clary, que más tarde se convertiría en reina consorte de Suecia y Noruega tras casarse con Jean-Baptiste Bernadotte, que se convertiría en rey con el nombre de Carlos XIV Juan de Suecia.

La preciosa tiara fue estrenada durante la coronación de Napoleón Bonaparte, con quien Clary llegó a estar comprometida. La tiara estaba acompañada de unos pendientes, collar, broche y adornos para el cabello. Todo el conjunto pasó al joyero real danés una vez la princesa Luisa de Suecia, bisnieta de Desirée, contrajo matrimonio con el príncipe heredero Federico, que más tarde se convertiría en Federico VIII de Dinamarca.

Mary, princesa heredera consorte de Dinamarca, llevando la tiara de rubíes en diversas ocasiones. / Casa real danesa.

Mary de Dinamarca, llevando la tiara de rubíes en diversas ocasiones. / Casa real danesa.

Desde entonces ha pasado de heredero a heredero hasta llegar a la actual reina Margarita que ha determinado que esa joya solo puede utilizarla la princesa Mary en los actos que ella requiera.

La princesa Mary estrenó la alhaja en el concierto celebrado en la noche previa a su boda con el príncipe Federico en 2004, combinándola con un llamativo diseño rojo. Desde entonces la princesa la ha llevado en infinidad de ocasiones y con diferentes vestidos de noche que van desde el azul, pasando por el naranja, el rosa o el blanco.  @mundiario

Mary de Dinamarca luce una de las ‘joyas de la Corona’ para celebrar sus 50 años
Comentarios