Madonna cuenta la pesadilla que vivió durante el proceso de adopción de sus hijos

Madonna con sus hijos David y Estere. Amenzing
Madonna con sus hijos David y Estere. / Amenzing

“Aquel fue un momento muy duro para mí. Me quedaba en casa llorando hasta dormirme”, ha dicho la reina del pop a la revista People.

Madonna cuenta la pesadilla que vivió durante el proceso de adopción de sus hijos

Madonna ha roto el silencio y ha hablado por primera vez sobre el calvario que significó el proceso de adopción de sus hijos. En una emotiva entrevista con la revista People, la cantante ha revelado lo difícil que fueron aquellos días, gracias en gran parte a la lluvia de críticas que la destrozaron desde que decidió adoptar hace nueve años al primero de sus cuatro hijos no biológicos.

La estrella protagoniza junto a sus retoños la portada del famoso magazine estadounidense, y para esta edición ha decidido abrir su corazón y hablar sobre su controvertido rol de madre. La diva de la música confiesa que cuando la prensa se enteró de que quería adoptar a un pequeño enfermo en Malawi, África, en 2008, todo se salió de control. “Todos los medios dijeron entonces que había secuestrado a David y yo solo podía pensar: ‘Un minuto, estoy tratando de salvar la vida de alguien. ¿Por qué están tirando mierda sobre mí por esto?’”, recuerda la famosa, al tiempo que añade que: “Seguí en todo momento las reglas, pero aquel fue un momento muy duro para mí. Me quedaba en casa llorando hasta dormirme".

La intérprete de éxitos como Crazy for you o Like A Virgin, contó que pese a los cuestionamientos del mundo eligió seguir adelante con su decisión, y consiguió adoptar al pequeño David Banda, quien sufría de neumonía y malaria. Tiempo después la celebridad repetiría la hazaña con otra huérfana: Mercy James, y esta vez las cosas no fueron menos difíciles. Sobre la experiencia, la cantante recuerda que la justicia intentó obstaculizar el proceso, escudándose en el hecho que ella acababa de divorciarse y “era incapaz de hacerse cargo de un menor”. La irreverente Madonna no se intimidó ante la ley y siguió adelante con su lucha. “Como soy una figura pública nadie quería que diera la sensación de que me estaban tratando de manera especial. Así que me tocó seguir un camino muy complicado hasta conseguirlo”, revive. Tras un largo y complicado juicio, Mercy se convirtió en hija de la reina del pop.

 

 

Las ultimas en sumarse a la familia, que estrenaron Lola y Rocco, hijos biológicos de Madonna, fueron las gemelas Estere y Stella, a quienes conoció un año después y que lograron robar su corazón. En relación con la crianza de los niños, la estrella destaca que el proceso no ha sido nada sencillo: “Lola y Rocco son de padres diferentes, y además tengo cuatro hijos adoptados. Así que hay mucha influencia externa en casa. Intento asegurarme de que imparto la misma sabiduría y amor a todos”, explica.

La celebridad también ha aprovechado la entrevista para destacar que a pesar del carácter liberal e irreverente que la ha caracterizado a lo largo de su carrera, en su faceta como mamá tiende a ser bastante estricta. "Yo soy el poli malo, soy a la que le toca decir siempre que no. He aceptado ese rol, aunque eso haga que no sea su 'preferida'”, detalla la estrella.

A pesar de los malos ratos vividos, la diva de la música concluye la entrevista dejando abierta la posibilidad de adoptar más niños. “Nunca digo nunca, aunque ahora mismo estoy muy ocupada, especialmente con los dos mayores”, ha dicho la intérprete.

 

Feeling so blessed!! Luckiest Mom in the World!! 🙏🏻💘😂 @people @raisingmalawi

A post shared by Madonna (@madonna) on

 

 

Birthday 🎉🎂🎈🇮🇹♥️

A post shared by Madonna (@madonna) on

Madonna cuenta la pesadilla que vivió durante el proceso de adopción de sus hijos