Prácticas clientelares en el Concello da Coruña ponen en riesgo la calidad de los servicios municipales

Palacio Municipal de María Pita, en A Coruña.
Palacio Municipal de María Pita, en A Coruña.

Además, afectan a las cuentas municipales, ante la necesidad de tener que sufragar los sobrecostes de una peculiar política de personal, y lastran la propia eficiencia del ayuntamiento gobernado por la socialista Inés Rey.

Prácticas clientelares en el Concello da Coruña ponen en riesgo la calidad de los servicios municipales

La utilización clientelar de la estructura municipal bajo el gobierno de Inés Rey en A Coruña no solo plantea riesgos para las finanzas municipales, sino que también amenaza la eficiencia y calidad de los servicios municipales. Desde medios opositores y sindicales se considera esencial abordar estas preocupaciones para garantizar una gestión transparente y equitativa en beneficio de la ciudad.

Bajo el gobierno de la alcaldesa socialista Inés Rey en A Coruña, la práctica de la comisión de servicios ha experimentado un marcado incremento, alcanzando la cifra de aproximadamente 250 puestos cubiertos de esta manera. Aunque la comisión de servicios ha sido históricamente utilizada para cubrir vacantes de manera urgente, miembros de la Junta de Personal que cita El Ideal Gallego sostienen que se ha convertido en una herramienta sistemática para designar puestos "a dedo", prescindiendo del proceso de concurso habitual.

La Fiscalía ha tomado cartas en el asunto, anunciando la apertura de diligencias previas por presunta prevaricación administrativa tras una denuncia presentada por el sindicato nacionalista CIG. Este paso implica que un juez de instrucción iniciará una investigación que afectará al concejal de Hacienda, portavoz municipal y teniente de alcaldesa de Economía, José Manuel Lage Tuñas, quien desempeña un papel crucial en la toma de decisiones del gobierno local.

A lo largo de los años, el número de personas bajo esta figura ha experimentado un notable crecimiento. Durante el bipartito PSOE-BNG (2006-2011), la cifra se limitaba a 25, incrementándose a 71 en el mandato del popular Carlos Negreira. La Marea Atlántica de Xulio Ferreiro apenas registró un aumento, llegando a 79. Sin embargo, durante la gestión de Inés Rey, la cifra se ha triplicado, alcanzando los 210 en el mandato anterior y sumando 40 más este año, subraya el rotativo de Editorial La Capital.

Este uso creciente de la comisión de servicios, que representa más del 15% de la plantilla municipal, ha suscitado críticas internas. Fuentes del Ayuntamiento indican que se ha convertido en la herramienta principal de recursos humanos para distribuir puestos de manera arbitraria.

La actitud crítica del sindicato nacionalista CIG contrasta con el cambio de estrategia del BNG, que acaba de secundar el plan presupuestario del PSOE

Ana Filgueiras, secretaria de la CIG en el Ayuntamiento de A Coruña, ha denunciado varias irregularidades continuas en la gestión de personal del Gobierno local. Además del abuso de la comisión de servicios, Filgueiras señala concursos sin resolver y procesos de selección con sospechas de enchufismo, ignorando incluso sentencias judiciales desfavorables.

La actitud crítica del sindicato nacionalista contrasta con el cambio de estrategia del BNG, que acaba de secundar los planes presupuestarios del PSOE.

Denuncias sindicales y particulares

El Gobierno local ha enfrentado múltiples reveses judiciales en casos contencioso-administrativos derivados de denuncias sindicales y particulares. Esto incluye sentencias que anularon nombramientos, como el de la concejala de Seguridad Ciudadana, Montserrat Paz, y tres directoras de unidad de Servicios Sociales.

Aunque el Ayuntamiento de A Coruña ha recurrido algunas sentencias sin éxito, la falta de cumplimiento de otras genera malestar entre quienes perciben un desprecio por los procedimientos adecuados y una actuación arbitraria.

En este contexto, el diario La Opinión destaca la reciente publicación de la adjudicación de casi un centenar de puestos de trabajo a través de un concurso, en cumplimiento de una sentencia del juzgado de lo contencioso-administrativo de 2018. Esta resolución afecta a puestos denunciados por la CIG, principalmente jefaturas y responsabilidades, lo que sugiere una necesidad de regularizar las prácticas de contratación en A Coruña. El listado incluye el nombramiento de Jaime Oiza como nuevo director del Museo Arqueológico.

En definitiva, todas estas prácticas clientelares ponen en riesgo la calidad de los servicios municipales que presta el Concello da Coruña. Además, afectan a las cuentas municipales, ante la necesidad de tener que sufragar los sobrecostes de una peculiar política de personal, y lastran la propia eficiencia del ayuntamiento gobernado por la socialista Inés Rey, cuyos nuevos presupuestos acaban de ser avalados por el BNG. @mundiario

Comentarios