Errática estrategia de Formoso ante Feijóo

Feijóo y Formoso comparecen en octubre de 2019 antes de las elecciones generales. / Xunta de Galicia
Feijóo y Formoso comparecen en octubre de 2019 antes de las elecciones generales. / Xunta de Galicia

La cronología evidencia que el socialista solo se atrevió a pedir la reunión con Feijóo cuando este ya había anunciado que se iba a Madrid.

Errática estrategia de Formoso ante Feijóo

La estrategia de Valentín González Formoso en las últimas semanas se ha centrado en pedir que Feijóo lo recibiese. De hecho, el secretario general socialista llegó a decir recientemente que "Feijóo tuvo suerte en Moncloa, a mí nunca me recibió el presidente de la Xunta", aunque lo cierto es que compartieron reuniones con mucha sintonía en distintos momentos del pasado.

Una declaración que puede evidenciar la irrelevancia y falta de peso del líder socialista en la política gallega actual, pero que muestra también la falta de estrategia del socialismo gallego en manos de Lage Tuñas a tenor del retraso de solicitud de esa reunión de Formoso a Feijóo.

El socialista pontés ganó las primarias del PSdeG el 30 de octubre pasado y fue ratificado como secretario general del partido el 8 de diciembre, colocando a José Manuel Lage Tuñas como secretario de organización. Nunca en ese período solicitó una reunión con el presidente de la Xunta y solo lo hizo a mediados de marzo, con la marcha de Feijóo en ciernes. El "timing" de ese intento de cita resulta indicativo de lo que parece una jugada a la desesperada y cuestiona la capacidad táctica de Formoso y Lage Tuñas.

Realmente, Alberto Núñez Feijóo anunció el día 5 de marzo que se presentaría para presidir el PP nacional y el día 11 de marzo entregó sus avales en la sede de Génova. Confirmó entonces de forma reiterada que dejaría la presidencia de la Xunta de Galicia. Y una vez que Feijóo hubo presentado sus avales en Madrid, Formoso se decidió a pedir la reunión con el presidente de la Xunta. Lo hizo el 15 de marzo por primera vez. Lo extemporáneo de tal solicitud evidencia una estrategia errática que resta fuerza al planteamiento de Formoso y su equipo.

Lo cierto es que Formoso ya había mantenido mucha complicidad con Núñez Feijóo anteriormente, llegando a comparecer ambos conjuntamente en el mes de octubre de 2019, a pocos días de las elecciones generales en las que Pedro Sánchez se jugaba el futuro. Y lo hacían los dos para alinearse contra el gobierno central reclamando actividad térmica para la central de As Pontes, que había liderado los rankings de emisiones de España.

Pero en esta ocasión a Feijóo le preocupó  poco dar cabida a una petición que en el seno del PP, y también varios alcaldes del PSdeG, consideraron fuera de momento y marcada por las necesidades de reforzamiento de Formoso ante el protagonismo de Pontón como líder de la oposición.

De hecho, ante cierta desazón en las filas socialistas por la falta de acierto de Formoso, la dirección del partido encomendó al nuevo portavoz parlamentario del PSdeG que se sumase a la estrategia en sus ruedas de prensa e intervenciones. En la que probablemente haya sido la última comparecencia de Feijóo en el Parlamento gallego, Luis Álvarez instó de nuevo la reunión con su jefe de filas. Si bien Feijóo alardeó de su buena relación con el alcalde de As Pontes, enfatizó que lo importante no son las fotos sino las medidas que la ciudadanía gallega demanda ante la crisis.

Posteriormente, en su nueva faceta como líder del PP, y a pocos días de abandonar la Xunta de Galicia, Feijóo se reunió con Felipe VI y con el presidente Pedro Sánchez. Tal vez quiera, antes de su despedida, recibir a Pontón y a Formoso, o a alguno de ellos, pero también puede ser que toque esperar hasta la sesión de investidura del nuevo presidente de la Xunta.

Porque si la oposición quiere hablar con quien presida la Xunta hasta final de legislatura, ese no será Feijóo. Como el nuevo presidente también será diputado en el Parlamento de Galicia, mas allá de cualquier reunión, estará en el pleno y se someterá a las sesiones de control. @mundiario

Errática estrategia de Formoso ante Feijóo
Comentarios