Como cada verano, arde Galicia

Imagen referencial de un incendio. / RR SS
incendio

El incendio producido en Nebra, Porto do Son, ha sido controlado y se ha desactivado la alerta

Como cada verano, arde Galicia

En verano toda la península se ve afectada por las altas temperaturas y el riesgo de incendio aumenta, pero Galicia es una de las comunidades más afectadas cada año, pues no sólo hay grandes extensiones boscosas y montañosas secas que pueden arder con facilidad, sino que el mal estado de los montes y la falta de atención por parte de las diputaciones provinciales a la limpieza de ramas y raíces secas hace que, tal y como ya han reclamado con anterioridad desde el cuerpo de bomberos, se creen zonas más propensas todavía a arder, y el trabajo de los bomberos se vea entorpecido. Cada año mueren trabajadores que entran con dificultad a la zona en llamas y debido a las zarzas y mal estado de los caminos no pueden salir.

Estos últimos días el ayuntamiento coruñés de Porto do Son ha sido (junto con Ourense) una de las zonas más perjudicadas por la sequedad estival. Ayer por la tarde, concretamente a las 16:51h, comenzaba un incendio por la zona montañosa de la parroquia de Nebra, aunque pronto se vieron obligados a activar la alarma conocida como “Situación 2” por la proximidad de las llamas con las casas del pueblo según pasaba la tarde y las llamas se extendían. Hace tan solo un día que lograron controlar y extinguir otro gran incendio en el ayuntamiento de Porto do Son, en este caso en la parroquia vecina de San Pedro de Muro. La magnitud del primer incendio fue menor, afectando a 20 hectáreas frente a las 35 del que han extinguido esta mañana, pero la consecutividad de los dos incidentes desde luego agotó al personal de bomberos y guardabosques, que trabajaron sin descanso y a altas temperaturas durante varias jornada seguidas.

Ha sido la Consellería de Medio Rural quien ha dado por estabilizado el incendio esta mañana. Solo para la extinción de este último han sido necesarios el uso e intervención de 20 brigadas, siete helicópteros, seis aviones y 20 motobombas. Afortunadamente, el control de las llamas fue eficaz y favorable, por lo que la Situación 2 puedo ser desactivada antes de medianoche. Se trata del tercer gran foco en menos de una semana, el segundo en este ayuntamiento. El otro caso tuvo lugar también ayer en A Gudiña, Ourense, pero fue controlado cerca de las 20:00h. Estuvo activo durante dos horas y media y afectó a 10 hectáreas, por lo que también el equipo que hizo falta para su extinción fue menor. En concreto emplearon un helicóptero, tres aviones y tres motobombas, e intervinieron 5 brigadas y 3 agentes. La provincia orensana tendrá que seguir alerta, pues ya han sufrido el efecto de las llamas sobre más de 60 hectáreas en total este verano y falta superar todavía todo el mes de agosto. @mundiario

Como cada verano, arde Galicia
Comentarios