Se vende el unicornio Wallapop por mil millones de dólares

Imagen promocional de Wallapop. / Mundiario
Imagen promocional de Wallapop. / Mundiario

Con más de siete millones de descargas la app móvil Wallapop acaba de adentrarse en el selecto club de las start up valoradas en más de mil millones de dólares. Según el Wall Street Journal, sólo 73 empresas alcanzan dicho valor.

Se vende el unicornio Wallapop por mil millones de dólares

Tres años después de su lanzamiento, Wallapop facturaba su primer euro al permitir a sus usuarios promocionar anuncios destacados. Puede parecer mucho tiempo para la compañía fundada por tres españoles, teniendo en cuenta la sucesión de rondas de inversión, de récord en España, que ha ido encadenando en este periodo.

Después de entrar Caixa Capital Risc, entre otros, se producía la entrada de Atresmedia, Godó y Zeta en el capital de este unicornio empresarial por valor de cerca de un millón y medio de euros. Más tarde, en la ronda B del 2014, entraban tres millones de euros más y en el 2015 la neoyorkina Insight Venture Partners y la participación de la sueca Vostok, marcaban un punto de inflexión en Wallapop, con una gran entrada de capital extranjero en una compañía a la que el mercado español ya se le quedaba pequeño.

Los inversores extranjeros han estimado su masa de usuarios como el principal intangible de la empresa, un elemento central en su estrategia de inversión. Accel, uno de sus últimos accionistas, lo es también de Facebook, BlaBlaCar o Rovio y sus socios neoyorkinos lo son de Twitter, Tumblr y Alibaba.

Para estos fondos, la fuerte vocación internacional de Wallapop ha sido sin duda otro factor clave en su valoración multimillonaria y constituye un denominador común de sus participadas.

Pese a su juventud, Wallapop es considerado uno de los grandes casos de éxito del emprendimiento nacional. Su estrategia es similar a la que han seguido otras puntocom: captar muchos millones de usuarios y una vez conseguidos plantearse de dónde podrían venir los ingresos. Alto potencial, pero también alto riesgo.

Wallapop, la app en el que el precio de un producto lo acuerdan libremente los usuarios y el pago se efectúa normalmente en mano, la fundaron tres emprendedores españoles -Gerard Olivé, Agustín Gómez y Miguel Vicente- en octubre de 2013. Sólo seis meses después, había rebasado el millón de descargas, con una oferta de dos millones de artículos y gestionando transacciones por valor de diez millones de euros al mes.

 

Se vende el unicornio Wallapop por mil millones de dólares
Comentarios