Los Paradise Papers desnudan los nexos de Moscú con Facebook y Twitter

Vladimir Putin, presidente de Rusia. / RR SS
Vladimir Putin, presidente de Rusia. / RR SS

El interés del Gobierno de Vladimir Putin en invertir en las dos redes sociales viene desde mucho antes de las elecciones de 2016, epicentro del llamado Rusiagate.

Los Paradise Papers desnudan los nexos de Moscú con Facebook y Twitter

La investigación conducida por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inlgés) ha extendido sus tentáculos hasta las dos grandes empresas de las redes sociales. De acuerdo a Paradise Papers, el nombre mediático de la investigación en cuestión, el Gobierno de Rusia habría tenido intereses financieros en ambas plataformas, aunque se las ingenió para mantenerlos debajo del radar.

Una buena parte de los 13.4 millones de archivos filtrados por el consorcio revela serios abusos fiscales y desnuda complejos entramados empresariales para proteger su riqueza de la forma más cercana posible a lo legal. Los papeles explican que tanto Facebook como Twitter tenían nexos financieros con dos compañías que pertenecen al Kremlin, que las usaba para manejar operaciones oficiales.

Las revelaciones llegan justo en un momento en el que las oficinas de Inteligencia y el Congreso de los Estados Unidos investigan la supuesta intromisión de Moscú en las elecciones presidenciales del año pasado, en las que supuestamente habrían manipulado e intervenido en el proceso a fin de favorecer deliberadamente a Donald Trump, quien a la larga saldría vencedor de dichos comicios.

El ICIJ informó qu ela empresa VTB Bank transfirió un total de 191 millones de dólares al fondo de inversión DST Global, que al mismo tiempo tomó esa cantidad para comprar acciones bursátiles de la red de 140 caracteres. Todo eso en 2011.

Al mismo tiempo, demuestra que una empresa filial de Gazprom, que pertenece también al Gobierno de Rusia, patrocinó una compañía offshore que posteriormente terminaría asociada al mismo DST Global, la cual fue fundada por el empresario local Yuri Milner, todo con la idea de promover una inversión en Facebook. Milner esperaba sacar una importante tajada del proyecto para él y sus socios al momento de vender sus acciones de la oferta pública inicial de la misma plataforma en 2012 e igualmente de Twitter al año siguiente.

Más allá de si existe o no evidencia suficiente como para comprobar lo que la investigación revela, lo cierto es que los Paradise Papers dejan en evidencia que el Kremlin ya estaba muy interesado en las grandes redes sociales estadounidenses desde mucho antes de las elecciones en las que el empresario republicano derrotó a su amiga de toda la vida Hillary Clinton.

Los Paradise Papers desnudan los nexos de Moscú con Facebook y Twitter
Comentarios