Desde México para el mundo llega Bridgefy, mensajes sin utilizar internet

Interfaz de Bridgefy. / codigoespagueti.com
Interfaz de Bridgefy. / codigoespagueti.com

Dos jóvenes emprendedores mexicanos residentes en California presentan su creación, llamada a ser una herramienta de rescate en tiempos de emergencia por medio de la creación de redes alternativas.

Desde México para el mundo llega Bridgefy, mensajes sin utilizar internet

En la era digital y del internet vale admirar a quienes se desprenden de una de ambas para crear algo totalmente nuevo. Y los mexicanos Jorge Ríos y Diego García lo han hecho. Entre ambos viajaron desde México hasta San Antonio, Texas, en donde dieron los primeros pasos en la creación de su propio emprendimiento: Bridgefy, la nueva herramienta con la que se podrán enviar mensajes como cualquier aplicación estilo WhatsApp, pero con la novedad de que no necesitarán internet.

"Pongamos que solo un teléfono tiene conexión a Internet, basta con que ese envíe el mensaje a todos los que están cerca para que el mensaje les llegue a todos. las posibilidades son muchísimas", explica Ríos el funcionamiento de esta nueva solución, que no es una aplicación en sí misma sino un agregado que pueden aprovechar algunas que sí lo sean. Su creación está basada en Mesh, una estrategia aprovechada por Firechat para conciertos, festivales y manifestaciones, todos ellos en lugares donde no hay acceso a ninguna red WiFi. En lugar de esa conexión, esta herramienta creará una red alternativa que difundirá los mensajes. Para ello se valdrá del Bluetooth o del radio y, aunque su intención es prescindir de él, también si hay una red disponible, del WiFi. La propuesta de valor de este emprendimiento es poder enredar este sistema alternativo en puntos donde la conexión es muy débil o sobrecargada, que tiende a pasar en lugares públicos.

Estos dos emprendedores iniciaron su periplo en el bús que los llevó a Texas. La idea de este vehículo era que sus pasajeros crearan un proyecto innovador antes de llegar a su destino. Iban acompañados de innovadores de países como Estados Unidos, México y Canadá. Al llegar a San Antonio se hizo un estudio de todas las propuestas y Bridgefy quedó en segundo lugar. No ganaron el oro, pero ese segundo lugar les dejó ver que su idea tenía potencial. Regresaron durante un mes a la Ciudad de México junto con Robin Betancourt, quien sobre la marcha se unió a su proyecto, y luego dieron el salto a San Francisco, la meca de la innovación.

Ya en el verano le mostraron sus avances a la comunidad de hackers en DEFCON, una conferencia de seguridad virtual, de las de mayor prestigio en el mundo. Los niveles de aceptación fueron mejores de lo esperado.

Actualmente Ríos y García viven en donde trabajan. Han adaptado las oficinas de Bridgefy para que sea un pequeño apartamento con cocina y comedor mezclados con escritorios de trabajo. "Tenemos claro que no estamos aquí como turistas, sino para sacar adelante nuestra idea. Ya habrá tiempo para disfrutar de San Francisco, pero no es ahora", se muestran orgullosos.

Pese a que inicialmente estarían en San Francisco por sólo tres meses, y sobreviviendo únicamente con el dinero de sus padres, se quedaron hasta seis. Acudieron a un Inversor Ángel, que es el nombre que se le da a sujetos que patrocinan proyectos desde sus fases iniciales, y con ese dinero consiguieron contratar a cuatro ingenieros. "Como fundadores tuvimos que tomar una decisión dura, ponernos un sueldo de 200 dólares, lo justo para tener víveres. Vamos a los eventos para poder comer y ahorrar", confiesan.

Mientras están a punto de cerrar una segunda inyección de capital que rondará el medio millón de dólares, han cerrado un acuerdo con SkyAlert, la aplicación patrocinada por el Gobierno de México para alertar de posibles terremotos -poder mensajear en tiempos de emergencia como los posteriores a un sismo es uno de los motores del emprendimiento-. El nuevo ingreso de dinero les permitirá seguir creciendo a corto y mediano plazo, e incluso esperan que con el tiempo usuarios de aplicaciones como Uber o Lyft aprovechen Bridgefy para mejorar sus servicios. No obstante, mantienen sus pies sobre el suelo. "Son pocos los que compiten en nuestro campo y no tiene salida directa en el mercado de consumo, sino a través de otras aplicaciones. Nuestro modelo de negocio pasar por licenciar el uso de nuestra tecnología", admiten.@hmorales_gt

Desde México para el mundo llega Bridgefy, mensajes sin utilizar internet
Comentarios