Los mercados se posicionan en verde tras el plan de EE UU para reactivar la economía en junio

bolsas
Agentes bursátiles viendo la evolución alcista de los indicadores del mercado de acciones / elpolitico.com
Las Bolsas suben con una fuerza casi inexplicable. Puede que, probablemente, se deba también a la reticencia del mercado a caer un nuevo ciclo de contracción indefinida.
Los mercados se posicionan en verde tras el plan de EE UU para reactivar la economía en junio

La economía mundial ha vuelto a recibir un par de shocks que son indicadores de los efectos recesivos que la pandemia ha desencadenado en la estructura financiera y humana del planeta. Los dos principales polos de poder geopolítico que controlan el sistema neocapitalista global: Estados Unidos y China, han arrancado este viernes con dos estadísticas de alto impacto tanto para sus economías, las dos más grandes del mundo, como para el resto de naciones.

Estados Unidos perdió 5,2 millones de empleos más en una semana y el PIB chino cae por primera vez desde 1976. La segunda economía el mundo, la del gigante asiático, ha sufrido una contracción del -6,8%. Es decir, con un valor de 13,6 billones de dólares que tenía la economía de China hasta hace un par de meses, ahora el PIB se ha reducido a USD12,6 billones. Por lo tanto, esto genera una desaceleración del comercio mundial al caer la demanda de materias primas y de petróleo por parte del país neocomunista, lo que inevitablemente se extrapola a las economías de América Latina y los mercados emergentes que envían mercancías a China y prácticamente viven de la exportación de commodities como arroz, soja, trigo, níquel, carbón, cobre, etc., hacia la segunda potencia económica del planeta.

Pero las Bolsas suben con una fuerza casi inexplicable. Puede que, probablemente, se deba también a la reticencia del mercado a caer un nuevo ciclo de contracción indefinida en medio de este ciclo macro de recesión universal. Los datos de volumen global ya se dan en muchos casos por descontados en esta crisis del coronavirus y lo que realmente importa en los mercados es el día siguiente, pero también las respuestas que sobre la marcha el sistema financiero genere ante la presión fiscal, social y económica que tiene a los gobiernos entre la espada y la pared. Cuando las perspectivas son positivas, hay rebote y los mercados, como siempre, reaccionan para amortiguar cualquier golpe que los haga tambalear y ponga en riesgo la estabilidad de las empresas que controlan el capital mundial.

Y es que la Casa Blanca presentó ayer jueves su plan para reanudar la actividad en el país a mediados de junio, lo que también se traduce en un efecto económico a largo plazo sobre los aliados comerciales de Estados Unidos en América Latina, Europa y, en menor medida, Asia.

De hecho, este viernes los parqués europeos registran grandes ganancias, mientras la farmacéutica estadounidense Gilead Sciences avanza en su fármaco para los enfermos más graves de Covid-19. La compañía sube un 10% en la apertura de la Bolsa de Nueva York, una señal de que, al menos la patente de un tratamiento, está a punto de sacudir el mercado y a la humanidad toda, siempre a la espera de la transparente gestión que llegue a realizar la OMS con respecto a esa eventual noticia.

El índice accionario español Ibex 35 vuelve a mirar al objetivo de los 7.000 puntos, que perdió el miércoles tras las pesimistas previsiones del FMI para la economía española y mundial. A pesar de que España se dejará el 8% de su PIB, el mercado interno reacciona con fuerza para crear un colchón financiero que les permita a las empresas españolas preservas las reservas de capital que aún tienen y el shock de la pandemia no ha diluido.

El selectivo de la Bolsa de Valores de Madrid sube alrededor de un 1,5%, impulsado por las perspectivas de crecimiento de la compañía IAG, las acereras e Inditex, que recupera el desplome de la sesión anterior.

La pandemia ya parece controlada en España, si bien aún no remite a la velocidad que sería deseable, pero el aplanamiento de la curva de propagación del coronavirus comienza a reanimar las confianza de los agentes que apuestan por una reactivación parcial de los sectores de la economía española con medidas graduales que ya empieza a ejecutar el Gobierno de Pedro Sánchez.

La semana no se cerrará en positivo, después de que el Ibex haya ido moderando las ganancias a lo largo de la sesión. Pero al menos rompe la tendencia negativa de los dos últimos días y retoma la senda de la remontada con la expectativa de que la próxima semana, si el Ejecutivo empieza a inyectar más liquidez, aprueba financiamientos sociales y subsidios a más empresas, el mercado rebote hacia una espiral de crecimiento parcial que sea vista con buenos ojos de aquí a principios de mayo, un mes clave en esta crisis.

En la misma línea, los principales parqués europeos registran alzas cercanas al 3%, liderados por Fráncfort y París. Solo Milán se queda rezagado, con una subida que no llega al 2%. Aun así, Europa es optimista y confía en que el euro está 100% respaldado en stocks de capital sólidos y un conjunto de activos con los que el BCE y todo el establishment financiero de la UE sabrán amortiguar el impacto de la caída del -7,5% que el FMI pronosticó para la eurozona al cierre de 2020.

Las Bolsas del Viejo Continente ya han recuperado, en promedio, un cuarto de su valor desde los mínimos de mediados de marzo, en plena implosión de la crisis.

Fuera de Europa, al otro lado del Atlántico, Wall Street abre con ganancias en torno al 1,5%, y, al sudoeste de la UE, las Bolsas asiáticas se recuperan tras una semana pésima: Tokio ha subido un 3,15% y Hong Kong un 1,79%. @mundiario

Los mercados se posicionan en verde tras el plan de EE UU para reactivar la economía en junio
Comentarios