El federalismo, sinónimo de éxito económico

Federalismo. / Linkedin
Federalismo. / Linkedin
Grandes potencias como Estados Unidos o Alemania pueden ser una referencia para España, pero también otros países que ocupan posiciones punteras a su nivel, como Australia, Canadá, Austria o Suiza.
El federalismo, sinónimo de éxito económico

El federalismo económico suele entenderse como un sistema en el que los diferentes territorios de un Estado gozan de autonomía para adoptar decisiones de carácter económico, siempre que no afecten a la soberanía compartida. Es algo de sobra conocido en países como EE UU o Alemania, pero también en otros que, sin ser grandes potencias, ocupan posiciones punteras a su nivel, como Australia, Canadá, Austria o Suiza, que se autodenomina confederal, pero en la práctica es federal. El federalismo suele ser, por tanto, sinónimo de éxito económico, pero también político.

¿Es España un Estado federal? Formalmente no se denomina así, pero su configuración autonómica hace que sea, cuando menos, cuasi federal. Tal vez nadie sabe cómo será España en el futuro, pero es creciente el número de personas que intuyen que será distinta de la actual, más en línea con su diversidad.

José Juan González Encinar, un cualificado analista del federalismo, lo tuvo siempre claro: la Constitución de 1978 solo puso los mimbres, el cesto de la organización territorial de Estado se fue haciendo después, de forma gradual, con la aprobación de los distintos estatutos de autonomía. Pero una vez estos aprobados, la forma de organización territorial del Estado resultó ser sustancialmente idéntica a la de cualquier otro Estado federal.

España es, de hecho, un Estado tan federal como cualquier otro de los que hoy existen en el mundo. La diferencia, como diría el expresidente catalán Pasqual Maragall, estriba en que aún no le llamamos así, algo que constata el catedrático de Derecho Constitucional de la USC Roberto L. Blanco Valdés cuando observa que “en lo único en que no es federal España es en que no se llama federal”.

El federalismo es ahora una herramienta útil para diseñar políticas económicas en Europa, al tiempo que vertebra una España cuasi federal  

El objeto del federalismo de reconciliar unidad con diversidad puede ser idealista, pero es una realidad inevitable: las sociedades complejas y diversas requieren sistemas flexibles y dinámicos de gobierno. Se entiende entonces que el federalismo puede conciliar intereses, valores y preferencias diversas que son inherentes a la sociedad. También en Europa, un proyecto ampliamente compartido que, más allá de los altibajos de la UE, constituye la mejor garantía de futuro para dejar a salvo su Estado del bienestar que, en el fondo, tanta admiración desata en otros continentes. Por esa razón, la Unión de Federalistas en España y en toda Europa trabaja en construir una Federación Europea, que además es lo que propone la Declaración Schuman.

La Unión de Federalistas Europeos es producto del movimiento europeo, “la reunión de la sociedad civil, de personas que habían luchado por la libertad y contra las dictaduras en la II Guerra Mundial y que estuvieron en la semidestruida ciudad de La Haya en 1948, presididos por Sir Winston Churchill”, recuerda Enrique Barón, expresidente del Parlamento Europeo.

España también estuvo en aquella cita de La Haya. Salvador de Madariaga, un gallego de A Coruña, fue uno de los cuatro españoles –exiliados– que participaron; los otros fueron Indalecio Prieto, el doctor Trueta y Joaquín Xirau. En la España actual, el reto del federalismo es ser más transversal, de modo que cale en el PP y no chirríe en el nacionalismo moderado. @J_L_Gomez

AL ALZA

El federalismo

La Asociación por una España Federal, que tiene la finalidad de agrupar a las personas que en el conjunto del territorio consideran al federalismo la forma de organización del Estado más adecuada para España, ya está implantada en nueve comunidades autónomas. Creada a finales del año 2017, esta asociación se constituye de hecho como una agrupación de diferentes iniciativas federalistas en diferentes comunidades autónomas, con el objetivo de que estas continúen creciendo. @mundiario

A LA BAJA

El centralismo

En el espacio económico, el federalismo se abre paso a través de una fiscalidad compartida que facilite la coordinación multinivel del pago de impuestos y un progreso equitativo en la redistribución de la riqueza. Son factores clave, a tener en cuenta ahora que España se asoma de nuevo a una revisión de su financiación autonómica y también a una reforma fiscal. Hay comunidades, como Galicia, donde probablemente sus gobiernos se contentarán con seguir como están, pero habrá presiones a favor del cambio, especialmente desde la Comunidad Valenciana. @mundiario

Enrique Barón. / RTVE

Enrique Barón. / RTVE

––––––– PROTAGONISTAS –––––––

> Enrique Barón, expresidente de la Eurocámara.- “Hemos de transformar la crisis en oportunidad”, abandera el también exministro, ahora que el desafío de la federalización del Estado autonómico y el refuerzo de la pertenencia a la Unión Europea pueden alcanzarse con “inteligencia y voluntad”.

> José Manuel García-Margallo, exministro de Exteriores.- En la derecha, donde los federalistas están contados, creen que no cabe un federalismo asimétrico como se quiere hacer en Cataluña. Así lo advierte uno de sus políticos más tolerantes y de talante más liberal, buen conocedor del federalismo.

> Domènec Ruiz Devesa, eurodiputado.- Sostiene que la Unión Europea necesita un nuevo tratado tras el de Lisboa, que dé un presupuesto más competente a la UE en sanidad, supere la unanimidad del Consejo, y refuerce el papel del Comité de Regiones y la cogobernanza multinivel.

> Jesús Lizcano Álvarez, catedrático.- Para este catedrático de la Universidad Autónoma de Madrid es quizá ahora cuando “podamos comenzar a pensar en una hoja de ruta más intensa e integrada” de los países y la realidad europea en dirección hacia “una futura Europa federal”. @mundiario

El federalismo, sinónimo de éxito económico
Comentarios