España atraviesa de una forma lamentable una crisis que la está fracturando

Juan Carlos I y Mariano Rajoy.
El rey Juan Carlos y el presidente Mariano Rajoy.

Ciertos partidos políticos al sevicio de intereses económicos dictados por organismos nada demócraticos castigan al pueblo bajo la consigna de que todo es por su propio bien.

España atraviesa de una forma lamentable una crisis que la está fracturando

Quedan algo más de tres meses para terminar el año, por momentos siento que el túnel se hace cada vez más largo y oscuro, a pesar que desde el Gobierno se hable como ya lo hizo el anterior de cierta prosperidad, de un cambio positivo que nos ha llevado a salir de la recesión, aunque por lo visto tendremos que esperar tan sólo estos tres meses para notar lo que se intuye ya como el comienzo del crecimiento.

Según el ministro Luis de Guindos, "hay una ligera recuperación, los indicadores son positivos y hay una estabilización de la actividad y el empleo", todo ello gracias a las medidas tomadas por el gobierno en materia de economía para momentos de crisis aguda. Esas medidas que apuestan por apretar el cinturón de quienes menos tienen, o arráncarselo directamente, y que esconden una línea política que lleva al empobrecimiento de los empleos, bajando los salarios, y privatizando todo los sectores públicos. Hablamos del interés político y económico, por encima de los intereses de los ciudadanos y sobre todo de sus derechos, recogidos en una constitución que sólo se saca para reclamar ciertas igualdades cuando interesa, y poco más.

España atraviesa de una forma lamentable una crisis que está fracturando la estabilidad a todos los niveles de miles de familias, y lo que se convierte en una bomba de relojería que nadie pareece estar dispuesto a desactivar.

Ciertos partidos políticos al sevicio de intereses económicos dictados por organismos nada demócraticos castigan al pueblo bajo la consigna de que todo es por su propio bien.

Los gobiernos deben pensar en un plan de enriquecimiento a través de políticas que no debiliten el poder adquisitivo de los ciudadanos, la creación de empleo como pilar fundamental y motor de cualquier ecónomia viene impulsada por el crédito y la ayuda financiera para la creación del mismo, de igual forma que el aumento del salario base y la bajada de impuestos sería una inyección de adrenalina en una economía que aún permanece en pararda cardiorrespiratoria, ese impulso nos movería hacía todo lo que convulsiona de forma positiva la economía de cualquier país, la pregunta es: ¿por qué no se hace? Las políticas basadas en el no consumo no funcionan, pero no hace falta ser economista para saberlo, si no se aplican es porque los interes creados por este "arreglo" son mayores de alguna forma para quien crea la deuda en la que basan el propio enriquecimiento.

El tema es que continuamos dentro de un túnel muy oscuro, y muchos no vemos esa luz que otros si captan al final del túnel, lo que sí podemos decir es que quien sufre todo esto, quizá ni siquiera está montado en un maltrecho tren llamado España compuesto por dos vagones, uno por políticos y banqueros al servicio del dinero, y otro a punto de explotar por quienes no poseen nada y a quienes se les está quitando todo, pero que permanecen con la esperanza de que esto empiece a cambiar ya, y de verdad o lo lamentaremos más de lo que ya lo lamentan miles de ciudadanos.

España atraviesa de una forma lamentable una crisis que la está fracturando
Comentarios