La desigualdad en los mercados laborales aumentará en la era pospandemia

Trabajo (1)
Una trabajadora en una fábrica textil en Lesotho. / OIT / Marcel Crozet
Al terminar 2021 se habrán perdido 125 millones de empleos, según la OIT. La brecha del acceso al empleo se expandirá más en 2022 entre los países desarrollados y los países pobres. 
La desigualdad en los mercados laborales aumentará en la era pospandemia

Uno de los grandes baches que la crisis global más grande del siglo XXI dejará en la humanidad es el desempleo. La pandemia profundizó la desigualdad en el acceso al trabajo entre países ricos y pobres. De no implementarse una ayuda financiera y técnica para nivelar la recuperación del empleo tras la pandemia de COVID-19, se registrará un brecha aún más grande entre los mercados laborales de los países industrializados y las naciones en desarrollo, advirtió este miércoles la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Y es que un nuevo estudio de ese organismo de la ONU señala que las disparidades entre las economías, que provocan un estancamiento en el repunte mundial, han empeorado las proyecciones de empleo hechas a inicios de 2021, que apuntaban a una pérdida de 3,5% de horas trabajadas, o cien millones de empleos de tiempo completo, con respecto a 2019. De hecho, durante el peor pico de recesión económica global provocada por la pandemia, la OIT informó de que se habían perdido más de 40 millones de trabajo en todo el mundo. 

Según las condiciones económicas existentes, al terminar este año se habrán perdió 125 millones de trabajos de tiempo completo, o un 4,3% de las horas trabajadas, tomando como referencia el cierre de 2019, es decir el nivel previo a la pandemia de COVID-19, reseña el informe de la OIT.

Desigualdad laboral

El más reciente 'Observatorio de la OIT: COVID-19 y el mundo del trabajo' afirma que el disímil panorama mundial entre las economías más ricas y las más pobres “pone de manifiesto en gran medida la evolución de la pandemia y la desigual disponibilidad de incentivos fiscales y vacunas”. La falta de apoyo socioeconómico de los Gobiernos en países subdesarrollados ha generado un importante atraso en la reinserción de la población el mercado laboral, caso contrario a lo que ocurre en Europa y Estados Unidos.


Quizás también te interesa: 

La OCDE advierte de que extender las ayudas de los gobiernos al empleo puede “distorsionar” el mercado laboral


 

La OIT determinó que en los países de ingresos altos se ha registrado una recuperación más sólida, aunque no plena, al alcanzarse en el tercer trimestre de 2021 una cantidad de horas de trabajo un 3,6% inferior al referente de 2019. Por otro lado, en las economías de renta baja o media baja, en las que el índice de vacunación es menor y existen incentivos fiscales limitados, la recuperación encuentra más obstáculos. Las tasas de desempleo son mucho más alta en medio de la actual crisis de salud pública. En los países de ingresos bajos las horas trabajadas retrocedieron un 5,7% en el tercer trimestre de 2021. En las naciones de ingresos medios bajos, la pérdida fue de un 7,4%.

La Organización Internacional del Trabajo recordó que a principios de 2021 el número de horas trabajadas había aumentado generando cierto aliento, pero a partir de entonces la actividad laboral se ha estancado. “Ese proceso incierto y dispar de recuperación es motivo de gran preocupación”, apuntó. Las principales zonas del mundo con una mayor cantidad de población en el paro y en situación de escasez de ingresos y recursos básicos para el día a día son África, sudeste de Asia y algunos países de América Latina. @mundiario

La desigualdad en los mercados laborales aumentará en la era pospandemia