Buscar

MUNDIARIO

La cumbre climática de Madrid (I): ¿Cómo hemos llegado hasta aquí?

La Cumbre del Clima de la ONU en Madrid es la reunión de tres foros: COP25, CMP15 y CMA2. Parte del debate en estas cumbres en muy técnico, muy difícil de comunicar a la opinión pública, y no tiene que ver con titulares sobre Greta Thumber o políticos concretos.
La cumbre climática de Madrid (I): ¿Cómo hemos llegado hasta aquí?
COP 25 Chile, en Madrid. / Mundiario
COP 25 Chile, en Madrid. / Mundiario

Firma

Fernando Bruna

Fernando Bruna

El autor, FERNANDO BRUNA, es doctor en Economía y graduado en Ciencias Económicas y en Sociología. Es colaborador de MUNDIARIO y profesor de Crecimiento Económico y Análisis Espacial en la Facultad de Economía de la Universidade da Coruña. @mundiario

Para entender los retos a los que se enfrenta la cumbre de Madrid conviene hacer un repaso de los principales hitos mundiales en la lucha medioambiental. Es un largo y difícil camino.

Antecedentes

La primera Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente, o Cumbre de la Tierra (Estocolmo, 1972), permitió la creación del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. Pero el origen de la actual cumbre se puede fijar en 1987, con el exitoso Protocolo de Montreal, que prohibía el uso de los gases industriales fluorados que dañan el ozono, y fue el primer tratado en la historia en lograr la ratificación de todos los estados miembros de la ONU. Poco después, en 1988, la Organización Meteorológica Mundial y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente crearon el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, o Panel Intergubernamental del Cambio Climático, conocido por el acrónimo en inglés IPCC (Intergovernmental Panel on Climate Change). El IPCC ha sido clave para crear una red mundial de científicos que desarrollasen métodos y técnicas de evaluación y predicción, asesorando de forma coordinada a gobiernos y organizaciones internacionales.

Estos antecedentes se convirtieron en un nuevo enfoque global en la tercera Cumbre de la Tierra, en Río de Janeiro (1992). Podemos señalar cuatro consecuencias de esta cumbre. En primer lugar, la consolidación oficial del papel de la sociedad civil, ya que en torno a 20 mil personas participaron en el Foro Global de Organizaciones No Gubernamentales paralelo a la cumbre. En segundo lugar, la aprobación del Programa 21 (o Agenda 21), auténtico programa de acción que ha orientado las políticas medioambientales de las décadas posteriores, y que desciende desde las grandes declaraciones a las políticas locales concretas. En tercer lugar, la Cumbre de Río facilitó la posterior Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (París, 1994). En cuarto lugar, supuso la aprobación de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNFCC), que condujo a la firma del Protocolo de Kioto (1997) para reducir las emisiones de seis gases de efecto invernadero, el cual no entró en vigor hasta el 2005.

Sea suficiente o sea aún poco, todo ello ha acabado impregnado en nuestra vida diaria, en lo que vemos en la televisión, en lo que compramos, en nuestro lugar de trabajo, en nuestro ayuntamiento, en los colegios…

El marco internacional actual de desarrollo sostenible y la cumbre del clima

En el año 2000, la ONU aprobó los llamados Objetivos de Desarrollo del Milenio, que eran ocho, el séptimo de los cuales se refería al desarrollo sostenible. Esta perspectiva era claramente insuficiente. En el 2015 se revisó, de forma que en la actualidad se dispone de un marco mucho más medioambientalista para orientar y evaluar las políticas locales y mundiales, a través de 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Por otra parte, una Convención Marco de las Naciones Unidas conlleva una reunión anual de los firmantes, la Conference Of the Parties (COP). Adicionalmente, a raíz de la entrada en vigor del Protocolo de Kioto, la COP sobre Cambio Climático sirve de reunión de los firmantes del protocolo de Kyoto, el Meeting of parties to the Kyoto Protocol (CMP). Entre las COP climáticas, de especial importancia fue la XXI Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP21/CMP11), en París en 2015. El Acuerdo de París supuso un hito clave, al obligar a los Estados firmantes a presentar planes de recorte de sus emisiones de gases de efecto invernadero, vinculados principalmente a los combustibles fósiles. Estos firmantes acuerdan también reunirse cada cinco años: las COP servirán de Meeting of the parties to the Paris Agreement (CMA).

La Cumbre de Madrid

Por tanto, la Cumbre del Clima de la ONU en Madrid es la reunión de tres foros: COP25, CMP15 y CMA2. Parte del debate en estas cumbres en muy técnico, muy difícil de comunicar a la opinión pública, y no tiene que ver con titulares sobre Greta Thumber o políticos concretos. En esos tecnicismos se puede difuminar su eficacia o, en cambio, puede estar su verdadera eficacia, a un plazo u otro. Y tampoco desdeñemos el aspecto simbólico de todo esto, las imágenes-fuerza, su poder de influencia en la retina y en la memoria de todos nosotros: votantes, consumidores, trabajadores, empresarios, políticos…

Cuando fue la Cumbre de Río de 1992 mucha gente dijo que no servía para nada. Y hoy quizás se pueda decir que fue un acontecimiento clave en la historia de la humanidad. Conviene tener esto en cuenta para identificar lo que podemos esperar o no de la cumbre actual, como veremos en la segunda parte de este artículo. @mundiario