Pese a sus reticencias, Estados Unidos compite con Asia gracias al TLCAN

Fachada del Banco de Montreal.
Fachada del Banco de Montreal.

Un banco canadiense publicó un informe en el que advierte de las consecuencias que enfrentarán los tres socios del TLCAN si fracasan en sus negociaciones.

Pese a sus reticencias, Estados Unidos compite con Asia gracias al TLCAN

El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) ha entrado en una espiral de incertidumbre que tiena a los grandes expertos en economía buscando respuestas a las preguntas de qué pasará con los tres socios del acuerdo si éste llega a romperse, que es una opción que nadie se atreve a descartar. Los analistas consideran que Estados Unidos, Canadá y México tendrán problemas cada uno a su manera. En el caso de los estadounidenses, cuyo presidente ha llegado incluso a proponer una cláusula de expiración automática para el pacto, la mayor consecuencia sería que el país dejaría de ser competitivo frente al empuje de las potencias asiáticas, según un estudio del Bank of Montreal.

La Ciudad de México hospedó la quinta ronda de negociaciones apra este tratado, la cual concluyó hace unas semanas y las sensaciones fueron más bien de pesimismo, tanto en México como en Canadá, aunque en menor medida en este caso. Para el próximo mes se celebrará una reunión para tratar asuntos solamente técnicos en Washington, y será hasta enero cuando los tres negociadores vuelvan a entrevistarse, precisamente en Montreal, Canadá. El informe del banco canadiense explica que los mercados podrían reaccionar rápidamente a las buenas si al final el proyecto termina fracasando, lo que quiere decir que políticamente no hay ningún riesgo de incendio.

Así, los analistas estiman que la economía estadounidense podría sufrir un recorte de dos décimas del PIB en el próximo lustro si el TLCAN es arrojado al fondo del mar. En Canadá, por su parte, esa reducción llegaría casi al 1% igualmente en cinco años ya que su sistema económico depende en gran parte de las exportaciones al país de las barras y las estrellas.

Como sea, ambos casos se quedan cortos al ver las consecuencias que esta ruptura podría traer a México. A raíz de este acuerdo, el país latinoamericano se ha erigido como la tierra prometida para las manufactureras de sus dos socios, especialmente las de origen estadounidense. Los economístas canadienses explican que una eliminación del TLCAN provocarían que los tres países participantes pierdan "peso especialmente frente a Asia". Esa pérdida de músculo aplicaría también en la comparación con Europa e incluso con algunas de América Latina. Todo eso, explica el economista en jefe de la entidad Douglas Porter, llevaría a un déficit comercial descontrolado. Así las cosas, en Washington D.C. va llegando la hora de sentarse a pensar si el país y el aparato económico están listos para luchar en un campo en el que China gana cada vez más terreno.

Los representantes de Donald Trump estiman que el nuevo acuerdo estará listo para ser firmado en marzo del próximo año, coincidiendo con la fecha límite que se pusieron los tres socios. De fracasar la iniciativa, los tres países deberán regirse por las tarifas fijadas por la Organización Mundial de Comercio (OMC). El nuevo sistema de aranceles para los intercambios entre los países norteamericanos los dejaría a todos en mal posición, especialmente a México.

Desde su campaña presidencial, Trump ha cargado en repetidas ocasiones contra este tratado, firmado en los 90' bajo la bendición del entonces presidente estadounidense Bill Clinton. De entrada, el republicano amenazó con romperlo de forma definitiva por considerarlo injusto con su propio país, lo cual en su momentó llegó a poner al peso mexicano contra las cuerdas en el mercado de divisas. Poco a poco, y con las amenazas de las consecuencias emitidas por varias empresas, el mandatario fue bajando el tono.

Pero Trump es alguien acostumbrado a hacer su santa voluntad y su obsesión con anular todo lo que huela al Partido Demócrata y en general cualquier cosa que no sea estadounidense le ha llevado a proponer una fecha de expiración para el mayor tratado de libre comercio en el mundo. Algunos sectores, como el automotriz, siguen de cerca cada paso pues su erradicación les traería graves aprietos económicos, pues junto al agrícola son el sector más beneficiado por la ejecución del TLCAN. México y Canadá perdieron las esperanzas hace ratos y las negociaciones parecen pura formalidad a estas alturas. @mundiario

Pese a sus reticencias, Estados Unidos compite con Asia gracias al TLCAN
Comentarios