La banca japonesa crea su propia criptomoneda para frenar la dependencia al dinero en efectivo 

Dinero Japonés. Diario Nikkei
Dinero Japonés. / Diario Nikkei

J Coin será una moneda electrónica que podrá convertirse a yenes y se usará en un sistema gratuito de pagos y transferencias a través de teléfonos móviles.

La banca japonesa crea su propia criptomoneda para frenar la dependencia al dinero en efectivo 

Los principales bancos japoneses, liderados por los grupos financieros Mizuho y Japan Post Bank, han decidido apostar a la revolución de las criptodivisas para frenar la dependencia al dinero en efectivo en el país asiático. J Coin es una nueva moneda electrónica japonesa cuyo lanzamiento estaría previsto para 2020 y que, además,  permitirá a las firmas económicas evitar dar información a los competidores sobre los hábitos de compra de los ciudadanos.

Según han explicado los altos ejecutivos de la banca nipona, J Coin, será convertible a yenes y se usará en un sistema gratuito para la realización de pagos y transferencias a través de teléfonos móviles y códigos QR. Asimismo, sobre las transacciones con la criptomoneda, se ha detallado que las mismas estarán libres de tarifas impuestas para movimientos en territorio nacional, mientras que el coste del envío de dinero a nivel internacional sería menor que cualquier otro.

El objetivo principal de J Coin es restar indispensabilidad al dinero en efectivo en Japón, país donde el 70% de las transacciones se realizan en efectivo, una cifra que coloca a la nación en la posición más alta entre los países desarrollados. Además, el sector banquero ha explicado que esta novedad financiera servirá también para plantar cara a los servicios de pago de gigantes como Apple o Alibaba.

Los bancos japoneses esperan que la creación de esta criptomoneda tenga efectos positivos en la economía nipona y que el nuevo sistema añada unos 10.000 millones de yuanes adicionales al sistema financiero. Según el diario económico Financial Times, el reducir los costes de gestión del efectivo y las tarifas por liquidación figuran como una buena jugada que podría traer grandes beneficios al sector banquero de Japón, más aun si se toma en cuenta que los bancos y empresas que usen la nueva moneda electrónica recibirán a cambio información de los patrones de compra de los usuarios.

MUNDIARIO te ofrece suscribirte a otros análisis de Economía.

 

La banca japonesa crea su propia criptomoneda para frenar la dependencia al dinero en efectivo 
Comentarios