¿El aumento en impuestos y la ayuda internacional es la solución a la crisis en Ecuador?

Rafael Correa, expresidente  de Ecuador. / Infobae
Rafael Correa, Presidente de Ecuador. / Infobae

El terremoto que enfrentó el país sudamericano no solo ha cobrado vidas, sino que su economía sufre un drástico golpe que el gobierno pretende enfrentar con nuevos impuestos y ayuda internacional.

¿El aumento en impuestos y la ayuda internacional es la solución a la crisis en Ecuador?

El gobierno de Ecuador informó que prevé recaudar alrededor de 1.000 millones de dólares en tributos luego que su presidente, Rafael Correa,  anunciara los incrementos. Los aumentos se darán en el Impuesto al Valor Agregado (IVA) que pasará de 12% a 14% en un año. Además, habrá una contribución adicional de 3% sobre las utilidades y un pago de 0,9% más sobre las personas  con un patrimonio superior a un millón de dólares. También se reportó el apoyo de 600 millones por parte del Banco Mundial (BM)  y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en conjunto con una política de financiamiento “sin condicionalidad” por parte del Fondo Monetario Internacional (FMI).              

“Si ya estábamos en crisis económica, esto nos quiebra más”, dijo la editora de un medio ecuatoriano.

La entradas de capitales, tanto de los financistas extranjeros como de impuestos extraordinarios, tendrán que soportar los daños de 3.000 millones de dólares que el terremoto de 7.8 grados, registrado el sábado 16 de abril, dejó en la zona costera . No obstante, hay que recordar que previo al desastre la economía del país andino ya se encontraba en crisis con un déficit del 5.29%  sobre el producto interno bruto (PIB).

Para un país  netamente exportador y el miembro más pequeño de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), la situación es crítica con los bajos precios del crudo que la organización junto a países productores manejan por la falta de consenso para detener la producción del petróleo  y restablecer precios. Como consecuencia, en la economía ecuatoriana, la vía de producir y exportar no es una solución inmediata por lo que necesita abrir su mercado e impulsar otras actividades económicas dentro de la región.  

Según la Comisión Económica para América Latina y el FMI, luego de la caída del PIB del 1.1 por ciento del año pasado, en este ejercicio será del 4.5 por ciento. Además hay que sumarle el hecho que la devaluación del peso colombiano y del sol peruano abarata los productos y fomenta la salida de capitales en Ecuador mediante importaciones. En este caso, si en su principal actividad económica que es el petróleo, Ecuador no puede exportar una alta cantidad de crudo por la baja cotización y con una reconstrucción necesaria, deberá importar materiales y productos para abastecer a la población. Sin embargo, esto puede ser una oportunidad debido a que se obtendrán materiales a mejor precio tanto en Perú y Colombia por el cambio de moneda.

Según un economista de la firma estadounidense Moody’s Analytics, el gobierno de Correa “a cometido errores en el trato a los inversionistas y le ha faltado diversificar la economía, lo que ocasiona más desequilibrios”.

Por lo tanto, con la expectativa de la recaudación, la economía ecuatoriana tardará en recuperarse pero contribuirá no solo con la reconstrucción del país sino para diversificar su producción en otras industrias. Según el economista, Alberto Costa, “el tema del terremoto le permite al gobierno hacer mucho más aceptable para la población incrementos impositivos que le van a ayudar a pasar de mejor manera el año”.  Esto quiere decir que la recaudación por medio de impuestos será posible con la voluntad de las personas. Además, con el país en la mira a nivel internacional, podrá motivar a la ayuda a través de la compra de artículos ecuatorianos.

¿El aumento en impuestos y la ayuda internacional es la solución a la crisis en Ecuador?
Comentarios