El Real Madrid supo controlar a un Alavés laborioso

Jugadores del Real Madrid.
Benzema abrió el marcador sumando el partido 50 anotando gol de forma consecutiva para los madridistas. / Twitter

Los blancos supieron destrabar un partido que fue más complicado de lo que plasmó el marcador. Suman tres puntos para seguir líderes sin importar el resultado del FC Barcelona.

El Real Madrid supo controlar a un Alavés laborioso

El Madrid no pensó que el Alavés iba a dar trabajo. A Zidane y compañía le costó descifrar esa propuesta de un Alavés que no se conformó con resistir sino que también proponía en el terreno, solo que el gol le fue esquivo y las individualidades de los merengues hicieron peso para darle cifras a un marcador “engañoso” que terminó 3-0 para el local.

Los blancos tuvieron que mover las piezas temprano. En los primeros minutos Zidane tuvo que cambiar su dibujo del campo por la lesión de Varane. El francés colocó a Carvajal, clave en el destino del partido, y rotar sus piezas para darle al Madrid el mismo peso con que salió.

Pero el Alavés seguía con el guión impuesto y trabajaba en la marca de forma impecable, haciéndole difícil al Madrid el control de la pelota. Sin duda las opciones por parte de los merengues tuvieron que cambiar y ahora contando con Carvajal se dispusieron por usar la banda derecha para buscar los espacios.

De hecho la estrategia dio resultados y con una internada del lateral derecho madridista llegó la primera diana del partido, gracias a un remate de Benzema que fue empañado con un posible fuera de juego de Cristiano Ronaldo, pero los jueces dieron válida la jugada y así se abría la pizarra de un primer tiempo tosco y gris. Era el minuto 31 del partido.

Isco y Nacho para desenredar

La segunda parte presagiaba ser igual que su predecesora, pero las individualidades hicieron peso para cambiarle el tono al partido.

El Madrid sintió que el Alavés cedía en la cancha y de a poco fue tomando posesión del partido así sea tímidamente. Cristiano y Bale aparecían por ráfagas sin hacer mucho para darle el golpe necesario al encuentro.

El Alavés aguantó hasta donde pudo e Isco con un remate sin ángulo marcó la segunda diana que era el premio a un Madrid que ya merecía más por la insistencia de buscar el resultado. Era el minuto 85 del compromiso.

Ya Nacho en la fracción 88 del juego ponía el 3-0 que le daban la cifra a un partido que no supo a goleada sino a un encuentro complicado, pero victoria al fin.

El Real Madrid supo controlar a un Alavés laborioso
Comentarios