Buscar

MUNDIARIO

Quique Setién: El David Summers del Barça es la víctima de Bartomeu

El técnico azulgrana tiene prácticamente los dos pies fuera del club, después de la monumental paliza que le infligió el Bayern Múnich a sus hombres en Lisboa.
Quique Setién: El David Summers del Barça es la víctima de Bartomeu
Quique Setién y Josep Maria Bartomeu. / You Tube
Quique Setién y Josep Maria Bartomeu. / You Tube

Cuando Josep Maria Bartomeu decidió que el tiempo de Ernesto Valverde en el banquillo del FC Barcelona había terminado, nunca imaginó que ese sería el presagio de un desastre que terminó de desplomar el proyecto deportivo que comenzó a gestarse desde los tiempos de Joan Laporta. . 

El actual presidente blaugrana decidió darle la batuta de la primera plantilla a Quique Setién, un hombre enamorado de la filosofía que implantó Johan Cruyff que se las prometía felices en el momento de su presentación.

Unas de las frases del estratega durante su presentación, fue una especie de símil de la canción de los Hombres G: Voy a pasármelo bien; con el célebre "Nos vamos a divertir", el bueno de Setién se convirtió en el David Summers de Cantabria o del Barça. Para quienes no lo sepan, Summers es el líder de la mencionada banda de pop rock que cautivó a millones de españoles,  con grandes éxitos que se convirtieron en himnos de generaciones completas. 


Quizás te pueda interesar:

Cinco razones para confiar en Lewandowski y el Bayern Múnich ante el Barça


Lamentablemente para sus intereses, Quique Setién se marchará del Barça como el señalado por una debacle histórica que no es culpa suya, porque cabe destacar que el deterioro progresivo de la calidad futbolística que sufren las grandes figuras, no es un fenómeno nuevo como lo vienen advirtiendo desde hace tiempo los críticos más feroces de la directiva:  que el envejecimiento de los cracks que tantos títulos y alegrías le brindaron a los socios y aficionados de esta centenaria institución, más temprano que tarde le iba a pasar factura. 

La Champions League no es un terreno para improvisaciones; quienes la ganan son literalmente los mejores porque han vencido a lo más granado del planeta fútbol sin ningún tipo de discusión. El Bayern Múnich se comió con patatas el planteamiento de Setién, que juraba que después del triunfo sobre el Nápoles, el talento de Messi sería suficiente para tapar las carencias deportivas de su equipo.

Sin embargo, Setién es una víctima más de la mala planificación deportiva de Bartomeu, que ahora tendrá que lidiar con una millonaria transformación de la plantilla sin dinero, siempre y cuando no llamen a elecciones antes de julio de 2021. Si eso sucede, el trago amargo para semejante empresa recaerá en el nuevo presidente que heredará un club endeudado, con poca flexibilidad presupuestaria y con Lionel Messi entrado en años. Con ese panorama, nadie en su sano juicio creerá que el barcelonismo en los próximos meses se lo van a pasar muy bien. @mundiario