¿Hacer negocios con quien maneja a los árbitros es éticamente correcto?

Piqué es sansionado por un árbitro. culemania.com
Piqué es sancionado por un árbitro. / culemania.com

La respuesta retumba por los pasillos del fútbol español ya que el negocio de la Supercopa es económicamente exitoso, pero éticamente dudoso. Piqué tendrá un daño colateral. 

¿Hacer negocios con quien maneja a los árbitros es éticamente correcto?

Gerard Piqué, quien le generó a la Federación un negocio millonario de 240 millones de euros, insiste que no ha hecho nada malo, sin embargo, es el ente rector del fútbol español quien maneja a los árbitros en todas las categorías y distribuye el dinero a los equipos amateurs como el FC Andorra, cuyo propietario es el jugador del FC Barcelona. Existe una relación directa que será ahora mirada con lupa.

La Real Federación Española de Futbol (RFEF) cerró un negocio millonario desde 2019 con seis ediciones de la Supercopa de España a cambio de 40 millones de euros por año. Lo financia una empresa gubernamental de Arabia Saudita. El intermediario ha sido la empresa Kosmos Global Capital propiedad de Gerard Piqué.

Hasta acá todo bien. Nada ilegal y todo transparente. Incluso hay comisiones que son las que dicta el mercado (10%) por lo que el negocio no solo es bueno, sino que también es legítimo. Después está sobre la mesa los criterios que uso la Federación para repartir ese dinero entre los cuatro clubes participantes. Esto tendrá que explicarlo en su momento el máximo dirigente del fútbol ibérico.

Éticamente, no obstante, está el tema de choque de intereses. El negocio económicamente es uno de los más importante del fútbol a nivel mundial. Según el mismo Piqué la Federación Italiana recibía 7 millones de euros por un partido de la Supercopa Italiana, y España recibe 40 millones por tres compromisos de su Supercopa. La proporción no tiene paralelo.

Muchos podrían decir que Luis Rubiales y toda su directiva estará eternamente agradecido con Piqué quien es jugador del FC Barcelona y presidente del FC Andorra club de tercera división que recibe beneficios económicos de todo lo que distribuye la federación a las bases del fútbol.

Además, es Rubiales quien maneja, asigna, controla y administra a los árbitros que actúan en todas las categorías del fútbol español. A partir de ahora todos los ojos estarán puestos en ver si Piqué, directa o directamente, recibe alguna ayuda. Es una sospecha genuina generada por la falta de tacto del jugador para involucrarse directamente en un negocio del cual él forma parte.

La ética según el diccionario de la Real Academia Española es:  en el “conjunto de normas morales que rigen la conducta de la persona en cualquier ámbito de la vida”. ¿Podríamos decir que Piqué está pisando con sus negocios el borde de las normas morales éticamente aceptables?, la respuesta es sí. Sin embargo, todos entiende que se trata de un daño colateral de una transacción legal y exitosa.

Lo ideal hubiese sido que Piqué no esté involucrado en negocios en los que él forma parte como actor principal, pero el jugador no lo entiende así, “No puedo ir diciendo esto lo puedo hacer y esto no lo puedo hacer. Que somos una empresa, que hay nóminas que pagar. Nunca en mi vida dejaré de hacer algo por lo que piense la gente. Si un día el Andorra sube por un favor arbitral, me da igual...", indicó el defensa azulgrana. @mundiario

¿Hacer negocios con quien maneja a los árbitros es éticamente correcto?
Comentarios