Así fue el negocio millonario de Rubiales y Piqué por la Supercopa

Gerard Piqué, futbolista, central del FC Barcelona. / Archivo Mundiario
Gerard Piqué, defensa del FC Barcelona y empresario. / FCbarcelona.es

El negocio de la nueva Supercopa fue redondo, pero hay dudas por la distribución de los recursos. Rubiales y Piqué quedaron en el ojo del huracán y han tenido que explicarlo todo.

Así fue el negocio millonario de Rubiales y Piqué por la Supercopa

Conflicto de intereses. Luis Rubiales, presidente de la Real Federación de Fútbol de España (RFEF), y Gerard Piqué, jugador del FC Barcelona, propietario del FC Andorra y CEO de la empresa Kosmos Global Capital, negociaron en 2019 con una empresa de Arabia Saudita la nueva Supercopa de España. Casi cuatro años después El Confidencial devela audios y mails en los que se descubre la forma como se reparten la millonaria torta.

En las conversaciones entre Rubiales y Piqué se discuten las cifras y se sugiere de forma informal la distribución del dinero pactado entre los cuatro equipos participantes. Piqué, cuya empresa fungió como intermediaria, se llevó el 10%, es decir, 4 millones de euros, por edición, mientras que a la RFEF le quedan 40 millones de euros íntegros.  

Hasta acá todo bien. El tema es que los detalles del acuerdo nunca se hicieron públicos y mucho menos la forma como se repartió el dinero; "A ver, Rubi, si es un tema de dinero, si ellos (el Real Madrid) por 8 irían, hostia tío, se paga ocho al Madrid y ocho al Barça... a los otros se les paga 2 y 1... son 19, y os quedáis la Federación seis kilos, tío. Antes de no quedaros nada, os quedáis seis kilos. Y apretamos a Arabia Saudí y a lo mejor le sacamos... le decimos que, si no, el Madrid no va... y le sacamos un palo más o dos palos más...", dice Piqué en uno de los audios difundidos por El Confidencial y reproducido por toda la prensa deportiva del mundo.

El Valencia Club de Fútbol, uno de los cuatro participantes de esa primera edición de la Supercopa en Arabia Saudita, levantó una demanda formal por la injustificada desproporción en el reparto de los beneficios, y espera incluir en su reclamo los contratos firmados en 2019 y los audios difundidos.

EXPLOTÓ UNA BOMBA INTERNA

Luis Rubiales, presidente de la RFEF
Luis Rubiales, presidente de la RFEF / Archivo Mundiario

El escándalo pica y se extiende. Rubiales sostiene que todo el convenio se presentó ante la Asamblea General y que la comisión de Kosmos, propiedad de Piqué, no sale de su pedazo de torta, sino que la empresa que compra los derechos hace el pago directo del porcentaje acordado, 10%. Sin embargo, El Confidencial devela una serie de mails en los que al Comité de Ética de la Federación se le niega el acceso a la información detallada sobre la participación de la empresa Kosmos en el negocio.

Y hay más. El mismo Comité de Ética emitió un informe en el que se muestra en contra del pacto con Arabia Saudita por considerarla una de las tiranías más feroces del mundo que pisotea los derechos humanos, impone la pena de muerte y vulnera los derechos de las mujeres. Hacer la Supercopa de España en este país solo validaría al país a nivel internacional.

Este informe presentando a la presidencia no fue elevado a la Asamblea por lo que en 2020 sus cuatro integrantes presentaron su renuncia. Todo este escándalo fue guardado bajo llave y sacado a luz ahora por El Confidencial, luego de tener acceso a mails y audios que fueron robados de las oficinas de la Federación.

 "Lo único ilegal es coger unos audios privados de una persona y filtrarlos a la prensa y no hay que ser listo para saber quién está detrás de esto. No voy a mentar a Javier (Tebas) que también Kosmos hace cosas con LaLiga", contó Piqué.

CONFLICTO DE INTERESES

También hay un conflicto de intereses ya que Piqué no solo es jugador activo del FC Barcelona, sino que, además, es propietario de un club de segunda división (FC Andorra). Estar involucrado en un negocio tan lucrativo para los gestores del fútbol nacional genera, aunque todos lo nieguen, un ambiente ventajoso. El equipo culé, por ejemplo, ganó LaLiga en 2019 superando, principalmente, al Atlético de Madrid.

Los colchoneros recordaron, en medio de este conflicto, tres jugadas claves en las que fueron perjudicados justo después de que se firmó el convenio, por lo que sacó a flote el tema de los favores arbitrales, un fantasma que persigue al fútbol desde su nacimiento.

Piqué, por su parte, es conocido por sus declaraciones sin filtros. Dice siempre lo que piensa y generalmente no se mide. Se le ha visto en televisión hablar de su patrimonio neto el cual ha comparado con presupuestos de municipalidades y equipos profesionales de fútbol.

Este lunes usó su canal de Twitch para dar su versión del escándalo y pedir que separen su trabajo como empresario de la figura de jugador, justo lo que trae el problema de intereses. "No puedo ir diciendo esto lo puedo hacer y esto no lo puedo hacer. Que somos una empresa, que hay nóminas que pagar. Nunca en mi vida dejaré de hacer algo por lo que piense la gente. Si un día el Andorra sube por un favor arbitral, me da igual...", indicó el jugador azulgrana.

Y continuó; "Tú piensas que un presidente de la RFEF por un acuerdo le va a decir a un árbitro, ahora pita a favor. Mírate el partido del año pasado del playoff del Andorra, era para matar al árbitro, pero no pasa nada. Es fútbol".

EL REPARTO DE LA TORTA

Piqué insistió en que la venta de la Supercopa se hizo de forma transparente y que se trató de un gran negocio principalmente para la RFFE. De nuevo, será obvio, que nadie criticará el hecho de que el ente rector del fútbol amateur de España recibirá 240 millones de euros en seis años por la organización de un evento de tres partidos en Arabia Saudita, el problema será que ahora debe justificar la forma en que se han repartidos los recursos en las últimas tres ediciones.

¿Por qué esto no se contó en su momento por parte de tu empresa y Rubiales?, le preguntaron a Piqué. "La verdad es que hay muchos acuerdos que no se explican, pero jamás pensé que esto iba a formar el revuelo que hoy se ha formado. No es que se hiciera nada a escondidas. Se pasó por todos los procedimientos y procesos que había que dar en la Asamblea de la RFEF. No se hizo una rueda de prensa porque no toca. En 2019 salió la noticia y se explicó, por eso no entiendo el revuelo. No se escondió nada", respondió.

El futbol español está en llamas. Todavía hay muchos vacíos que se deben llenar. La gran duda es saber los criterios usados para repartir los recursos entre los cuatro clubes participantes y los que se usarán en las siguientes tres ediciones. Es posible que otros clubes se sumen al reclamo, sobre todo para tener las reglas claras del juego. En este caso no se trata de un premio por ganar o avanzar sino solo por participar. @mundiario

Así fue el negocio millonario de Rubiales y Piqué por la Supercopa
Comentarios