Caso Negreira

¿Hay evidencias para probar un delito de corrupción del Barça?

Lionel Messi recriminando a los árbitros del partido_opt
Lionel Messi recriminando a los árbitros del partido.

De los tres delitos presentados por la Fiscalía contra el FC Barcelona, hasta ahora, no hay evidencias para probar que los pagos fueron para sobornar a los árbitros.

¿Hay evidencias para probar un delito de corrupción del Barça?

Se activa la defensa. Un abogado especialista interrogado por el diario Marca sostiene que la Fiscalía de Barcelona no tiene evidencias para probar el delito de corrupción continuada presentada ante el Juez de Instrucción Número 1 de la ciudad condal. Si hay evidencias en los delitos de administración desleal y falsedad en documentación mercantil. Será el juez quien marque el camino a seguir una vez acepté el caso.

La Fiscalía debe demostrar su teoría. En principio descubre, por medio de una indagación tributaria, que el FC Barcelona realizó pagos por más de 1.6 millones de euros entre 2016 y 2018 a la empresa Dasnil 95 propiedad de José María Enríquez Negreira en ese momento vicepresidente del Comité Técnico de Árbitros (CTA).

Presenta facturas de cobro y no hay evidencias de la prestación de los servicios. Eso probaría, en teoría, los delitos de administración fraudulenta y falsedad en documentación mercantil. El FC Barcelona sostiene que esos pagos fueron por servicios de informes de árbitros, pero no pudo presentar evidencias por escrito o videos. Sostiene que esos extraviaron la documentación.  

Enríquez Negreira dejó de percibir los pagos el mismo año que dejo de ser el vicepresidente del CTA, organismos encargados de la asignación, evaluación y recomendación ante FIFA de los colegiados. Más allá de está cancelación sospechosa de los servicios, hasta ahora, no hay evidencias de que los pagos obedezcan a la compra de “actuaciones tendentes a favorecer la toma de decisiones de los árbitros”.

El único en alzar la voz, hasta el momento, ha sido el ex colegiado Xavier Estrada Fernández, quien acusa a Enríquez Negreira y a su hijo de propiciar o inclinar a los jueces a tomar decisiones a favor del FC Barcelona.

A menos que aparezcan pagos directos o árbitros que confirmen y prueben haber recibido dinero, o que hayan sido amenazados o apretados, la denuncia por corrupción continuada quedará en el aire. Por esta razón es clave la presencia como acusadores del resto de los clubes, LaLiga e incluso la propia Real Federación Española de Fútbol (RFEF) quien abrió una investigación por su cuenta.   

 "En toda la denuncia no hay ninguna prueba o indicio de que se hayan comprado a los árbitros. A día de hoy son conjeturas. Pero sin pruebas no se podrá condenar por este capítulo a los acusados", sostuvo el abogado Felipe Izquierdo consultado por Marca. @mundiario 

Comentarios