Fernández y Cerezo toman medidas contra los radicales de ambos clubes

Tino Fernández.
Tino Fernández.

El presidente deportivista ha decidio cerrar la grada de general durante los próximos días, en su intento de erradicar un problema que el fútbol español padece alentado por los propios clubes.

Fernández y Cerezo toman medidas contra los radicales de ambos clubes

El presidente deportivista ha decidio cerrar la grada de general durante los próximos días, en su intento de erradicar un problema que el fútbol español padece alentado por los propios clubes.

Caían las dos y media de la tarde y Tino Fernández, acompañado de parte de su directiva, comparecía ante los medios para perfilar las acciones a desarrollar por parte de la entidad blanquiazul ante los sucesos ocurridos en Madrid el pasado domingo.

Una vez depuradas las responsabilidades y a la espera de que las mismas se diluyan en el tiempo, como es normal en este país, una vez más, aquí nadie tiene la culpa. Increíblemente los dirigentes de ambos clubes, donde dicen digo ahora dicen Diego; y por el medio un muerto. Y es que a veces, las cosas no ocurren porque sí, y quizás cuando estas suceden en el preciso momento en el que a todo el mundo le entran el apremio y se tiende a tomar decisiones, en muchos casos apresuradas.

El presidente del Deportivo de La Coruña dejó claro que la entidad no apoya este tipo de comportamientos y que de forma provisional y ejemplarizante ha decidido cerrar la grada de general durante los próximos dos partidos. Un paso hacia delante que debe ser el comienzo de la pacificación de la grada comandada por un grupo que después de los sucesos ocurridos en las orillas del Manzanares lanza el siguiente comunicado: «Son días de dolor y rabia, de nervios a flor de piel, de soportar el acoso de unos medios de comunicación que ni en la muerte demuestran humanidad». «Por ello, y para evitar más capítulos desagradables, rogamos sea respetado el deseo de familiares y amigos de despedir a Jimmy en la intimidad».

La medida seguida por la directiva del club coruñés tendrá daños colaterales, por los que Tino Fernández pidió comprensión por parte de los aficionados: «Somos conscientes de que esta medida afecta a un gran número de seguidores (unos cuatro mil abonados) que no tienen que ver en absoluto con esta lacra del fútbol y que, pese a las molestias que puedan sufrir pedimos su comprensión y estamos seguiros de que entenderán, compartirán y serán partícipes orgullosos del gesto y el mensaje que desde el Real Club Deportivo de La Coruña queremos transmitir»

Existen muchos cabos sueltos y multitud de incógnitas por resolver, que nos hace presagiar que en el entierro de Francisco Javier Romero Taboada y durante el posterior partido de Copa del Rey frente al Málaga, se vivirán momentos de extrema tensión, donde como viene siendo habitual pagarán justos por pecadores.

Según la agencia Efe,  los «hombres de confianza» de las hinchadas ultras del Frente Atlético y de los Riazor Blues iniciaron hace dos semanas los contactos telefónicos para citarse el domingo 30 de noviembre en los aledaños del estadio Vicente Calderón y mantener una pelea «a mano abierta», es decir, sin armas. De todos ellos los 21 detenidos ya están en la calle y ninguno es directamente responsable del asesinato del seguidor blanquiazul.

Claro está, que después de lo ocurrido el fútbol ha pasado a ser secundario, y es el momento de garantizar la seguridad de todos los que acceden al campo para disfrutar de forma pacífica.

Fernández y Cerezo toman medidas contra los radicales de ambos clubes
Comentarios