El descenso a los infiernos de Mesut Özil

Mesut Özil, jugador de fútbol profesional. / @M10
Mesut Özil, jugador de fútbol profesional. / @M10

El futbolista alemán ha quedado desvinculado oficialmente del Fenerbahce turco, después de varios meses de problemas de todo tipo. Ahora queda libre para elegir su destino.

El descenso a los infiernos de Mesut Özil

Mesut Özil rescinde su contrato con el Fenerbahce. El futbolista que llegó como la gran estrella galáctica del proyecto deportivo del equipo turco, vuelve a irse de un club dejando un un sabor amargo con su adiós. Ya pasó antes. Primero fue largándose del Real Madrid, después del Arsenal y ahora con el equipo de Estambul. Los canarios amarillos lo tenían apartado desde el pasado mes de marzo, después de que discutiera con el técnico de aquel entonces, Ismail Kartal. Ahora, con la pretemporada desarrollándose, el entrenador portugués, Jorge Jesus no contaba con el mediapunta, que ahora queda libre para firmar con el equipo que desee.

Desde que llegó a Turquía en enero de 2021, apenas disputó un total de 36 partidos, anotó 8 goles y regaló 3 asistencias. Queda por saber si después de tanto tiempo de inactividad, todavía esté dispuesto a continuar con su carrera profesional, porque a pesar de tantos años en la élite, todavía es relativamente joven. 

Los problemas se le acumularon desde muy temprana edad. Primero fue su padre, quien lo representaba cuando estaba en el Real Madrid. Cuando intentó discutir un aumento de salario para su hijo, todo se fue al traste por un malentendido con Florentino Pérez. “no es un hombre de honor" y le acusó de tratar de eludir la responsabilidad por la venta del centrocampista a los gunners.

Se marcha del Santiago Bernabéu para recalar en el Emirates Stadium por 47 millones de euros, una cifra récord que solo fue superada por los más de 100 millones que obtuvo Florentino Pérez por Cristiano Ronaldo en el verano de 2018. Con el equipo londinense siempre gozó de la confianza de Arsene Wenger, transformándose en uno de los ídolos de su afición. 

Esa etapa donde obtuvo seis títulos, le sirvió también para sumar el más grande logro de su carrera como futbolista: la obtención de la Copa del Mundo de Brasil 2014. Después del mundial, los años siguientes con el club británico fueron buenos para él, aunque siempre se le acusó de irregular y de no explotar su clase para convertirse en un jugador aún más espectacular y determinante. 

Con Emery y Arteta comenzó su declive

Después del adiós del mítico Wenger, el Arsenal comenzó una búsqueda de un nuevo guía en los banquillos. Sin el francés, el rendimiento de Özil comenzó a decaer.  Durante el período con Unai Emery, el alemán fue muy irregular, pero aún así era titular en las alineaciones, pero se notó un claro bajón futbolístico que se tradujo en una merma en sus números. En 42 partidos con el técnico vasco, el zurdo totalizó 6 goles y 4 asistencias. 

La etapa del entrenador vasco llegó a su fin precipitadamente y su lugar lo tomó transitoriamente Freddie Ljungberg, que sirvió para conectar con el nuevo inquilino del banquillo, el también español Mikel Arteta. El exjugador se hizo cargo de la confección de la plantilla y se dio cuenta que Mesut no era indispensable. 

“Es un gran jugador, uno muy talentoso, y sobre todo uno que ha hecho mucho por este club de fútbol. Pero en este momento quiero tomar una dirección diferente y él tendrá más opciones en otro sitio” dijo Arteta cuando fue consultado sobre su decisión. 

Ahora todo parece indicar que tiene dos opciones. Retirarse y dedicarse de lleno a sus múltiples inversiones como hombre de negocios o aceptar la propuesta de algún otro club, en donde esté dispuesto a reinventarse como por ejemplo el Istanbul Basaksehir, que está interesado en sus servicios. Independientemente de su decisión, lo cierto es que el mundo del fútbol perdió la mejor versión Mesut Ozil, justamente cuando se fue de mala manera del Real Madrid. @mundiario

El descenso a los infiernos de Mesut Özil
Comentarios